{country_name} ↓ TRANS_MENU
Elije tu ubicación:
Mi portadaMi portadaMi portada

¿Qué está pasando ahora?

Entrar Entrar con Facebook
Usuario o contraseña incorrectos!
1

Sports Dani Pacheco se pone serio

También habló de los dos próximos rivales del Betis, Valladolid y Las Palmas. "Son partidos bonitos, pero valen tres puntos. De momento, toca pensar en el Valladolid. Viajamos a un campo complicado porque el Valladolid estará arriba a final de liga y ahí queremos estar nosotros. No creo que los dos próximos partidos sirvan para medir dónde estará el Betis. Tenemos que seguir con la línea que llevamos", apostilló el malagueño.

Dani Pacheco trata de aprovechar los minutos que le da Julio Velázquez, y en ello anda. Fuera del campo pone los puntos sobre las íes y dice lo que piensa. Mucho se habla de la importancia de Rubén Castro, al punto que le preguntan si el Betis podría estar en descenso sin él. "Si me lo permiten, creo que eso es una tontería. Rubén es jugador nuestro. Su obligación es hacer goles, algo que está haciendo increíblemente bien. Nuestro trabajo es aportar también y tratar de ayudarlo a que siga haciendo esos goles. Es un hombre clave para nosotros, pero no hay que pensar en lo que ocurriría si no estuviese, porque por suerte está con nosotros", fue su sincera respuesta.

También habló de los dos próximos rivales del Betis, Valladolid y Las Palmas. "Son partidos bonitos, pero valen tres puntos. De momento, toca pensar en el Valladolid. Viajamos a un campo complicado porque el Valladolid estará arriba a final de liga y ahí queremos estar nosotros. No creo que los dos próximos partidos sirvan para medir dónde estará el Betis. Tenemos que seguir con la línea que llevamos", apostilló el malagueño.

Diario de Sevilla
Hoy
8 Puntos
1

Dani Pacheco se pone serio

También habló de los dos próximos rivales del Betis, Valladolid y Las Palmas. "Son partidos bonitos, pero valen tres puntos. De momento, toca pensar en el Valladolid. Viajamos a un campo complicado porque el Valladolid estará arriba a final de liga y ahí queremos estar nosotros. No creo que los dos próximos partidos sirvan para medir dónde estará el Betis. Tenemos que seguir con la línea que llevamos", apostilló el malagueño.

Dani Pacheco trata de aprovechar los minutos que le da Julio Velázquez, y en ello anda. Fuera del campo pone los puntos sobre las íes y dice lo que piensa. Mucho se habla de la importancia de Rubén Castro, al punto que le preguntan si el Betis podría estar en descenso sin él. "Si me lo permiten, creo que eso es una tontería. Rubén es jugador nuestro. Su obligación es hacer goles, algo que está haciendo increíblemente bien. Nuestro trabajo es aportar también y tratar de ayudarlo a que siga haciendo esos goles. Es un hombre clave para nosotros, pero no hay que pensar en lo que ocurriría si no estuviese, porque por suerte está con nosotros", fue su sincera respuesta.

También habló de los dos próximos rivales del Betis, Valladolid y Las Palmas. "Son partidos bonitos, pero valen tres puntos. De momento, toca pensar en el Valladolid. Viajamos a un campo complicado porque el Valladolid estará arriba a final de liga y ahí queremos estar nosotros. No creo que los dos próximos partidos sirvan para medir dónde estará el Betis. Tenemos que seguir con la línea que llevamos", apostilló el malagueño.

Diario de Sevilla
Hoy
0 Puntos
1

El tirador nato del Betis

¿Qué puesto obtendría si tuviéramos también en cuenta a los delanteros de la Liga BBVA. ¿Quién es el jugador con más disparos a puerta en este primer tramo de la competición. Lo intenta en multitud de ocasiones porque sabe que en sus botas y en su puntería está la mayor parte de las opciones de que el Betis termine, al final de esta campaña, en la Primera División. Con esas cifras, el futbolista canario, ¿qué lugar ocupa entre los máximos atacantes de su categoría.

Tira y tira hasta la saciedad. Lo intenta en multitud de ocasiones porque sabe que en sus botas y en su puntería está la mayor parte de las opciones de que el Betis termine, al final de esta campaña, en la Primera División. En lo que va que de campeonato, Rubén Castro ha efectuado 26 lanzamientos a puerta, con el resultado de siete goles, lo que supone un 27% de acierto?

Con esas cifras, el futbolista canario, ¿qué lugar ocupa entre los máximos atacantes de su categoría? ¿Qué puesto obtendría si tuviéramos también en cuenta a los delanteros de la Liga BBVA? ¿Quién es el jugador con más disparos a puerta en este primer tramo de la competición?..

Las respuestas a éstas y otras cuestiones, en la edición impresa de El Decano Deportivo.

 

 

El Correo de Andalucía
Hoy
8 Puntos
1

Sports La dependencia del Betis deRubén Castro "es una tontería"

No obstante, en la plantilla existe el pensamiento de que la dependencia del delantero canario "es una tontería". Los números de Rubén Castro en el Betis son excelentes, con siete goles en las seis primeras comparecencias ligueras que están manteniendo a su equipo en la zona noble de la clasificación. "Va a ser complicado, pero no creo que los dos próximos partidos vayan a medir donde va a estar el Betis".Finalmente, Pacheco espera contar con más minutos.

Los números de Rubén Castro en el Betis son excelentes, con siete goles en las seis primeras comparecencias ligueras que están manteniendo a su equipo en la zona noble de la clasificación. No obstante, en la plantilla existe el pensamiento de que la dependencia del delantero canario "es una tontería". Al menos, así se ha manifestado Dani Pacheco este miércoles.

"El trabajo de Rubén es hacer goles. Sabemos que es un jugador muy importante para nosotros y él hace su trabajo", ha añadido el atacante que ha llegado este verano procedente del Alcorcón.

Lo que pasa es que los números quitan la razón a las declaraciones de Pacheco, ya que Rubén Castro es el gran referente ahora y en los últimos años: con sus dos últimos dobletes, suma ya 89 goles como bético y está ya a apenas seis tantos de convertirse en el máximo goleador de la historia del club.

Sobre la exigencia de devolver al Betis a Primera, Dani Pachecho reconoce que "tenemos la obligación de hacerlo, pero nosotros nos dedicamos a darlo todo". Y de la presión que llega desde las gradas del Benito Villamarín, señala que "es normal que la gente pida que el equipo juegue bien. No nos sentimos más cómodos jugando fuera porque jugar ante tanta afición nuestra respaldándote es mucho mejor que jugar fuera".

Ante el Valladolid, "tres puntos más"

El próximo encuentro será en Valladolid (domingo, 12 horas), un duelo contra un rival de la zona alta pero en el que solo se juegan "tres puntos más", dice el verdiblanco. "Va a ser complicado, pero no creo que los dos próximos partidos vayan a medir donde va a estar el Betis".

Finalmente, Pacheco espera contar con más minutos. "Estoy tratando de devolverle la confianza al club por ficharme. Ahora estoy contando con más minutos y espero que siga siendo así. Mi objetivo es intentar ponérselo difícil al míster".

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
01/10
0 Puntos
1

Sports El gol de cada domingo

Sin olvidar los tantos anotados por Plata o Reales, es de destacar las siete dianas que Jesús Granado Martín, Jesús, ha atinado en las metas rivales en lo que va de temporada. Ligado desde hace ocho años al club de su pueblo, Jesús, que ahora cuenta con 24 años, no jugó en posiciones adelantadas hasta la edad juvenil. Para Jesús, el balance de este primer tramo liguero no puede estar resultando más positivo, tanto en el aspecto individual como en el colectivo.

Gran parte de la responsabilidad de que la Lebrijana esté firmando su prodigioso inicio liguero la tiene, sin duda, la capacidad goleadora de sus delanteros. Sin olvidar los tantos anotados por Plata o Reales, es de destacar las siete dianas que Jesús Granado Martín, Jesús, ha atinado en las metas rivales en lo que va de temporada. Siete goles en siete encuentros ofrecen un nada desdeñable promedio de un tanto por partido, una media sólo superada en la actualidad por Cristiano Ronaldo, en Primera, o Araújo y Rubén Castro, en Segunda. Y un último dato relacionado: la mitad de los goles de la Lebrijana llevan la rúbrica del pichichi.

Para Jesús, el balance de este primer tramo liguero no puede estar resultando más positivo, tanto en el aspecto individual como en el colectivo. "Es nuestro segundo año en Tercera. Aquí no hay equipo malo. Cualquiera puede ganarte a poco que tengas un mal día. Venimos de superar dos escalones en dos temporadas: de Preferente ascendimos a Primera Andaluza y de ésta, en la campaña anterior, a Tercera. Los defensas son más rápidos y se sitúan mejor. Eso se nota. ¿Que si yo no lo noto? Pues parece que no tanto", afirma Jesús no sin cierto rubor al recordarle su acierto de cara a la portería.

Sobre lo esperado o inesperado de haberse convertido en el pichichi de la categoría, Jesús explica que ya desde pretemporada se sintió fino. Siete goles lo contemplaron entonces. La temporada pasada fue diferente. Solamente acertó en seis ocasiones. "Este año entreno a los benjamines del club tres días a la semana, pero el año pasado tenía un trabajo normal. Me sentía cansado. Luego, los domingos no rendía como hubiera deseado. También me perjudicó una lesión. Nada que ver con este año", dice.

Jesús no es un delantero tipo tanque, aunque tampoco es de los puntas veloces. Entre sus virtudes, la capacidad para el desmarque y la asociación con los centrocampistas, factores que están contribuyendo a que la Lebrijana esté con trece puntos y a un paso de los puestos de ascenso. "Todos hubiéramos firmado al inicio de la temporada haber sumado trece puntos en siete partidos. ¿Objetivos? Luchamos por lo más alto. Tenemos que intentar disputar la liguilla de ascenso. Está complicado, pero lo daremos todo", explica el pichichi del Grupo X de Tercera.

Ligado desde hace ocho años al club de su pueblo, Jesús, que ahora cuenta con 24 años, no jugó en posiciones adelantadas hasta la edad juvenil. "Como cadete jugaba de lateral derecho. Luego me situaron como interior, pero me subieron a delantero al comprobar los técnicos que marcaba goles. De delantero estoy desde juvenil", rememora.

Como lebrijano, uno de los recuerdos que con más cariño guarda en su memoria fue el ascenso del equipo a la Tercera División. "Aquello fue increíble. Las gradas llenas, Lebrija volcada con su equipo y, además, metí los dos goles del triunfo en el partido decisivo. Ahora es parecido. El pueblo sigue volcado, van unas 500 personas al campo cada domingo y será difícil para los rivales no sólo ganar sino incluso empatar", relata un Jesús que es lebrijano de corazón, pero profesional de vocación. "Ya vinieron a interesarse por mí este verano, pero preferí quedarme. Eso no quita a que esté dispuesto a oír ofertas si significan mejorar mi carrera", apostilla.

Diario de Sevilla
01/10
18 Puntos
1

Rubén Castro, en el once ideal de la LFP en el mes de septiembre

La LFP ha publicado este  martes  en su web el once ideal del mes de septiembre de la Liga Adelante y el jugador del Betis Rubén Castro figura como uno de los delanteros de dicha alineación.

La LFP ha publicado este  martes  en su web el once ideal del mes de septiembre de la Liga Adelante y el jugador del Betis Rubén Castro figura como uno de los delanteros de dicha alineación. El ’24’ verdiblanco acumula siete goles en seis jornadas de Liga disputadas y su buen inicio ha propiciado que sea uno de los integrantes de este once.

Igualmente, sus siete dianas hacen que el canario sea el pichichi de la categoría junto al delantero de la UD Las Palmas, Sergio Araujo, que también ha conseguido marcar siete tantos. Además de ambos delanteros, el once lo conforman los siguientes jugadores.

Portero: Isaac Becerra (Girona FC)

Defensas: David Simón (UD Las Palmas), Marc Valiente (Valladolid), Bernardo Espinosa (Sporting de Gijón) y Álex Grimaldo (Barcelona B)

Centrocampistas: Iker Guarrotxena (Tenerife), Pablo Pérez (Sporting) y Roberto Torres (Osasuna)

Delanteros: Rubén Castro (Betis), Sergio Araujo (UD Las Palmas) y Jean Marie Dongou (Barcelona B).

El Correo de Andalucía
30/09
0 Puntos
1

Sports Rubén Castro, único bético en el once ideal de la Liga Adelante

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha dado a conocer a los jugadores que integran el mejor equipo de la categoría del mes de septiembre que finaliza este martes, y en él está Rubén Castro, único jugador del Betis presente entre los once elegidos.

Era de esperar este nombramiento del canario teniendo en cuenta el brillante comienzo goleador que está teniendo, con siete dianas logradas en seis encuentros.

El equipo al completo lo forman Isaac Becerra, portero del Girona; en la línea defensiva están David Simón (UD Las Palmas), Marc Valiente (Valladolid) y Bernardo Espinosa (Sporting de Gijón), y Álex Grimaldo (Barcelona B); en el centro del campo figuran Iker Guarrotxena (Tenerife), Pablo Pérez (Sporting) y Roberto Torres (Osasuna); finalmente, en el ataque están el Rubén Castro (Betis), Sergio Araujo (UD Las Palmas) y Jean Marie Dongou (Barcelona B).

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
30/09
0 Puntos
1

Sports Curiosidades de un 'crack'

Estos son algunos de ellos.De cada 10 camisetas del Betis vendidas, ocho de Rubén El canario arrasa en las tiendas oficiales del club. Rubén Castro, en su quinta temporada en la entidad, se ha convertido por méritos propios en el alma del actual Betis. De cada 10 camisetas del equipo que se venden, ocho llevan serigrafiado el número 24 a la espalda y el nombre de Rubén Castro. incluso en las vacaciones de verano El idilio con el Betis lo es también con la ciudad de Sevilla.

Rubén Castro, en su quinta temporada en la entidad, se ha convertido por méritos propios en el alma del actual Betis. Sus goles y su amor por el escudo de las 13 barras le han catapultado al liderazgo, tanto en el vestuario como entre la afición. Desde los tiempos de Joaquín no se veía en Heliópolis una admiración y respeto tan grande de la grada por un futbolista.

El canario, con sus dos últimos dobletes, suma ya 89 goles como bético y está ya a apenas seis tantos de convertirse en el máximo goleador de la historia del club. Pero muchos detalles relacionados con Rubén o con su peculiar forma de ser siguen siendo, a día de hoy, desconocidos para el gran público. Estos son algunos de ellos.

De cada 10 camisetas del Betis vendidas, ocho de Rubén

El canario arrasa en las tiendas oficiales del club. De cada 10 camisetas del equipo que se venden, ocho llevan serigrafiado el número 24 a la espalda y el nombre de Rubén Castro. Eso, en las elásticas de adultos, porque en las de niños el pleno del canario es total. La admiración de los jóvenes aficionados béticos por el goleador es tal que incluso imitan su corte de pelo.

Pasa por la peluquería un día antes de jugar algún partido

Y hablando de peinados, una de las manías menos conocidas de Rubén tiene que ver con el día en que le toca pasar por la peluquería. La semana que decide repasar su cuidado corte de pelo, pide cita siempre un día antes de jugar algún partido con su equipo. Por lo visto, le debe traer suerte...

Siempre en el banco, sentado junto a los niños béticos

Rubén es el auténtico ídolo de las jóvenes generaciones béticas. Y de forma casi instintiva, desde hace algún tiempo el canario se sienta siempre junto a los niños en el banco que habilita el club para ellos en la foto oficial del equipo antes de cada partido en el Villamarín.

Dispuesto a representar al club si no le obligan a hablar

Rubén nunca dice que no. Está siempre dispuesto a prestar su imagen para cualquier acto organizado por el club. Eso sí, siempre y cuando no le obliguen a hablar en público. Su timidez está siempre presente, como en la última presentación de las camisetas del equipo.

Misterio sobre su cambio en la forma de celebrar los goles

Uno de sus secretos mejor guardados es el motivo por el que esta temporada celebra los goles pellizcándose la cara. Todavía no ha querido desvelar a quién está dedicado su gesto, y la rumorología al respecto ya ha llegado a las redes sociales.

Un sevillano más... incluso en las vacaciones de verano

El idilio con el Betis lo es también con la ciudad de Sevilla. Seguir en la capital hispalense fue, de hecho, uno de los motivos por los que rechazó varias ofertas este verano. Incluso pasa la mayor parte de sus vacaciones a orillas del Guadalquivir, salvo alguna escapada a Ibiza.

Un capitán que no quiere llevar el brazalete

Pese a la insistencia de sus compañeros, Rubén siempre ha rechazado ser uno de los elegidos para portar el brazalete de capitán. Prefiere centrarse en lo suyo, marcar goles, y dejar la comunicación con el árbitro y los rivales a alguno de sus compañeros.

Siempre el último en aparecer en el videomarcador

Aunque, como ya ocurriera la temporada pasada con Jordi, haya algún jugador cuyo número en la camiseta sea mayor que el 24 de Rubén, el Betis elige siempre al canario para cerrar las presentaciones del once titular en el nuevo videomarcador, asegurando así la ovación de la grada.

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
30/09
0 Puntos
1

Rubén y Jorge, cara y cruz

El canario acabó el curso con 21 goles (18 en Liga), el alcoyano con 14 (13) y el colombiano con 8. El equipo, gracias a ellos sobre todo, se clasificó para la Liga Europa. Ya la temporada pasada, Jorge Molina fue habitualmente titular, aunque Leo Baptistao, llegado también en invierno, le restó algo de protagonismo. Afrontan ambos su quinta temporada en verdiblanco y jamás sus vidas futbolísticas y hasta anímicas anduvieron tan dispares.

Afrontan ambos su quinta temporada en verdiblanco y jamás sus vidas futbolísticas y hasta anímicas anduvieron tan dispares. Hombre rico, hombre pobre, Rubén Castro y Jorge Molina se hallan inmersos en este trepidante arranque liguero con el mismo objetivo que cuando se conocieron en el verano de 2010: el ascenso. Arribaron al Betis de Pepe Mel con el aval de 14 goles en el Rayo Vallecano, con el madrileño en el banquillo, el canario y 26 en el Elche el alcoyano, máximo goleador de Segunda.

 El 7 de agosto de 2010 formaban por primera vez dupla atacante en el Francisco de la Hera, donde el Betis venció al Almendralejo por 0-1. El tanto lo marcó el argentino Caffa. Pero desde aquel día y, sobre todo, cuando el balón oficial comenzó a rodar por los céspedes de la categoría de plata los goles verdiblancos fueron cosa de esta pareja que ya demostró una compenetración casi total aquel día, como si de Pier y Alfonso u Oliveira y Edu se tratase.146 goles los contemplan, 89 del grancanario (a 5 de igualar el récord goleador del Betis, de Manuel Domínguez), que hizo 33 años el pasado 27 de junio, y 57 del alcoyano, que el 22 de abril cumplió uno menos, 32. Tres temporadas plagadas de alegrías, con el ascenso y la clasificación europea como hitos, y una, la anterior, marcada por el descenso de categoría. Siempre en paralelo, viviendo lo bueno y lo malo, hasta que hace unas semanas, y quizá provisionalmente, sus carreras discurrieran por caminos divergentes.

 O quizá habría que remontarse a unos meses atrás, cuando en los intestinos del club se cocinaba el proyecto a cuyo mando se colocó Alexis Trujillo. "Son fundamentales para el Betis", se hartó a decir el canario, a la sazón secretario técnico -el club pensaba en Lorenzo Serra como director deportivo, cargo que hoy ocupa él-, cada vez que era preguntado por los dos delanteros.

 Ocurrió, empero, que mientras que a su paisano y vecino Rubén Castro, al que le quedaba un año, le renovó el contrato hasta 2017 y le prometió seguir manteniendo la ficha más alta de la plantilla -N'Diaye firmó luego por cifras similares-, Jorge Molina, cuyo vínculo expira en 2016, continúa esperando la mejora prometida, ya que sus cantidades menguaban considerablemente en caso de descenso.

 No es asunto baladí, puesto que el futbolista de Alcoy ha sido siempre un ejemplo dentro y fuera del terreno de juego. "Han llegado ofertas que el club considera insuficientes y yo no voy a a forzar ni ponerme a malas con el Betis. Aunque no soy tonto y todos queremos un mejor contrato, claro", declaraba Jorge Molina en el diario As tras conocer el vivo interés del Levante y una oferta rechazada al Elche por 1,5 millones de euros. Ahí nació el compromiso de Alexis.

 Doble factura a un gran tipo

Y si la eterna bonhomía del alcoyano le impide alzar la voz, ahora encima se encuentra con la suplencia en el once inicial de Julio Velázquez. Es más, en los dos últimos partidos no ha jugado un solo minuto y ha visto cómo Chuli, Dani Pacheco y hasta el juvenil Dani Ceballos saltaban al césped antes que él.Lógicamente, su momento anímico no es el mejor, ni tampoco el deportivo, pero resulta difícil averiguar qué influencia cierta ejercen los asuntos contractuales. Paradójicamente, y sin quitar méritos a Rennella, que a la fecha ha mostrado más cosas este curso que Jorge Molina, la suplencia del alcoyano se produjo tras la debacle casera frente al Albacete, que provocó una reunión entre Alexis Trujillo y Julio Velázquez cuyas principales consecuencias fueron dos: el cambio de sistema al 4-4-2 para centrar a Rubén Castro y la suplencia de Jorge Molina, el único futbolista que perdió la titularidad y que no ha jugado desde entonces.

 ¿Casualidad? ¿Causalidad? Lo que es cierto es que no es el mejor momento para que el representante del alcoyano se dé una vuelta por las oficinas de Heliópolis a reclamar una subida del contrato. Si, encima, el éxito acaba por acompañar a Rennella, que cumple en unos días 26 años y gana menos dinero que Jorge Molina, el futuro de éste en el Betis quizá no se alargue más allá del mes de diciembre, que ya a su entorno ha llegado el interés de equipos de Primera mal clasificados. ¿Se imaginan cuáles?

Una lucha continua

Mientras Rubén Castro ha sido titular indiscutible desde su llegada al Betis, Jorge Molina nunca lo ha tenido fácil, ni siquiera con Pepe Mel. En Segunda lo jugó prácticamente todo, junto con el canario y Emana, pero al año siguiente, y pese a la marcha del camerunés, le surgió la china de Roque Santa Cruz, el fichaje estrella de la temporada. Amén de una pequeña lesión, Jorge Molina jugó en Liga sólo 14 partidos como titular y 12 más como suplente. Su cifra de goles descendió de los 22 del primer curso (18 en Liga y 4 en la Copa del Rey) a los 8 (6 en Liga). Mientras Rubén Castro, que en Segunda había logrado 27 (5 en Copa), marcó una buena cifra de 16 goles en Primera en la temporada 11-12.

 El curso siguiente comenzó con los dos como titulares, pero la ambición del club en pos de una plaza europea lo llevó a contratar a Dorlan Pabón en el mercado de invierno, lo que restó protagonismo a Jorge Molina en el once inicial, si bien coincidieron los dos con Rubén Castro en varios partidos. El canario acabó el curso con 21 goles (18 en Liga), el alcoyano con 14 (13) y el colombiano con 8. El equipo, gracias a ellos sobre todo, se clasificó para la Liga Europa.

 Ya la temporada pasada, Jorge Molina fue habitualmente titular, aunque Leo Baptistao, llegado también en invierno, le restó algo de protagonismo. Un gol hizo el brasileño en 17 partidos de Liga y otro en la Liga Europa, por 12 (9 en Liga) del alcoyano y 13 (10) del canario pese a estar varado casi la primera vuelta al completo.

 Este curso, Rubén Castro es el máximo goleador de Segunda, igualado con el argentino Sergio Araújo, de Las Palmas, a 7 tantos. Jorge Molina sólo hizo uno, en Ponferrada, aunque el equipo local lo dejó en nada tras conseguir cuatro a continuación.Evidentemente, en el caso del canario todo es felicidad. O casi todo, porque seguro que a él también le afecta la crisis que pasa su compañero, inseparable sobre el césped en este lustro que se inició en 2010 en el Betis. El futuro del tándem depende de Velázquez y Rennella. ¿Y de Alexis?

Diario de Sevilla
30/09
2 Puntos
1

Sports Rubén Castro es otro nivel (2-0)

El Mirandés salió con buenas intenciones e incluso se aproximó hasta Adán mucho más de lo que era previsible, algo que sí hay que apuntar en el debe del equipo de Julio Velázquez. Tras el uno a cero, Rennella fue el que trató de echar el balón abajo y hasta debió sentenciar antes del descanso con un cabezazo picado a centro de Kadir, pero el Betis siguió dándole demasiadas facilidades al Mirandés.

El Betis ya está en la zona noble de la tabla de Segunda División y lo está por la sencilla razón de que uno de los que defienden su camiseta es probablemente el mejor futbolista de la categoría a día de hoy. Rubén Castro se mueve en otro nivel muy diferente al resto, está a años luz de los demás y le ha bastado con aparecer para devolver a los suyos al sitio que les corresponde. Dos nuevos goles del canario, que suma cuatro en las dos últimas jornadas, sirvieron para decantar el duelo contra un Mirandés que fue un catálogo de buenas intenciones, pero que evidenció que estaba hecho para la Segunda B.

Las distancias entre el Betis y el Mirandés, por tanto, deberían ser siderales, aunque si todo se centra en el análisis de lo acaecido ayer en el césped del Benito Villamarín habría que convenir que no, que el juego de ambos equipos estuvo igualado, incluso con mejor trato del balón por parte de los visitantes en algunas fases del juego. Pero el fútbol no admite las buenas intenciones, se centra en meter la pelota dentro los tres palos del rival para contabilizar el mayor número de puntos posibles. Y en este sentido el dominio del Betis era abrumador por la sencilla razón de que en sus filas juega Rubén Castro mientras que en la del rival lo hacía, por citar un ejemplo, un Barahona al que le temblaron las piernas cuando tuvo una ocasión de rematar en el punto de penalti ante Adán en solitario. 

Ésa es la gran diferencia entre lo que es el Betis y la mayoría de los moradores de esta Liga Adelante, que cuando el balón le llega hasta Rubén Castro, principalmente, o incluso a otros de sus delanteros, las posibilidades de que aquello concluya con un gol bético son infinitamente mayores que cuando sucede al revés. Se iba a demostrar con precisión casi científica en la tarde de ayer. El Mirandés salió con buenas intenciones e incluso se aproximó hasta Adán mucho más de lo que era previsible, algo que sí hay que apuntar en el debe del equipo de Julio Velázquez. Barahona, primero, después Juanjo de cabeza y alguna llegada que se quedó en un último pase impreciso aprovechaban las concesiones defensivas, no de la zaga, locales, pero se quedaron en el intento. 

En cambio, al Betis le bastaría con muy poco y en esta ocasión sí conviene el relato completo de la jugada dentro de la crónica del partido. Un despeje de Perquis que buscaba quitarse la presión de encima, sí un balón hacia arriba teóricamente orientando. Pero le cae al central Corral con todas las facilidades del mundo, completamente en solitario, pero, claro, éste intenta controlar la pelota y lo que hace es servírsela a Rennella algunos metros más atrás. Gracias, amigo, le dice el delantero bético para posteriormente ver las dos opciones de pase claras de las que disponía, Rubén Castro y Kadir. Cuál elige Rennella, pues Rubén Castro, como no podía ser de otra manera. El canario se encargaría de darle la razón a su compañero, pues su control fue excelente, da igual que fuera para su pierna teóricamente mala, y el disparo cruzado con la izquierda ya garantizaba que podía correr para celebrar el tanto con los suyos.

Rubén Castro, una vez más, se había encargado de poner las cosas en su sitio, de encauzar el camino hacia el triunfo para un Betis que puede gozar, entre otras cosas porque lo paga, del mejor futbolista que juega en estos momentos en la segunda categoría del fútbol español. Ya sé que algunos podrán argumentar que en el Barcelona B se alinean proyectos de cracks, que puede estar algún día Munir y que también utilizan a Adama y otros más, pero el fútbol es hoy y ese presente tiene a Rubén Castro en lo más alto del escalafón de esta liga.

Tras el uno a cero, Rennella fue el que trató de echar el balón abajo y hasta debió sentenciar antes del descanso con un cabezazo picado a centro de Kadir, pero el Betis siguió dándole demasiadas facilidades al Mirandés. Tantas que su afición llegó a silbar como muestra de descontento, pero ya llegaría de nuevo Rubén Castro para liquidar aquello. Lo hizo antes de la hora de juego y a partir de ahí ya la tarde fue más plácida, aunque algo más de brillantez no hubiera estado mal para satisfacer a la afición. Era una tarde para ello, aunque ahora toca disfrutar de los goles de Rubén Castro. De eso se trata. 

Diario de Sevilla
29/09
20 Puntos
1

Sports Rubén es la diferencia

Un error de despeje de Álvaro Corral fue aprovechado por Rennella, quien medió con clase para que Rubén abriera el marcador. La mediocridad futbolística del Betis choca con la calidad de su estandarte. Minutos después, ambos protagonistas repitieron la misma acción, pero esta vez Rubén acertó. El aspirante con mayúsulas para muchos.El Mirandés pudo ponerle las cosas difíciles al Betis muy pronto, y de hecho fue mejor a pesar del resultado.

El Betis de Velázquez vive de Rubén Castro. Para algo es un asalariado del club y su renovación tardó meses en consumarse. Por supuesto, pero la dependencia es tal que solo sus goles sirven para tapar las alarmantes carencias futbolísticas de un aspirante al ascenso. El aspirante con mayúsulas para muchos.

El Mirandés pudo ponerle las cosas difíciles al Betis muy pronto, y de hecho fue mejor a pesar del resultado. Sin embargo, sus problemas ante el gol no son casualidad y le condenaron en el Villamarín. Primero fue el joven Barahona quien se quedó solo ante Adán, pero se asustó. En lugar de rematar a puerta se quedó paralizado y ese tiempo perdido fue su perdición. Unos minutos después fue Álvaro Corral quien remató de cabeza cerca del palo.

Apenas habían transcurrido 10 minutos de partido, los nervios llegaban a la grada y por consiguiente al césped. Velázquez gesticulaba una y otra vez, mientras que su equipo al menos se hizo progresivamente con el control del balón. Una posesión aburrida y carente de recursos, pero que servía para dejar al rival encerrado en su campo. La mediocridad futbolística del Betis choca con la calidad de su estandarte. Rubén Castro está a años luz del fútbol de su equipo y del nivel de Segunda, por algo el club se hipotecó en su renovación.

El canario no había aparecido en todo el partido, pero lo hizo para marcar diferencias. Un error de despeje de Álvaro Corral fue aprovechado por Rennella, quien medió con clase para que Rubén abriera el marcador. Es la gran ventaja de este Betis y su diferencia sobre el resto. Rubén es sinónimo de gol y eso genera muchos puntos.

Los mismos protogonistas

Tantos como los tres de ayer, por ejemplo, porque suyo fue también el segundo gol. Ya previamente Casado había acertado a ponerle un balón en la cabeza que el canario remató a las manos de Sergio Pérez. Minutos después, ambos protagonistas repitieron la misma acción, pero esta vez Rubén acertó. Dos goles de ventaja que debían haber sentenciado el encuentro y permitir gustarse a este Betis ramplón, pero ni así.

El encuentro se abrió. El Mirandés se lanzó a por la heroica con mucho acierto hasta que el balón llegaba al área verdiblanca. Rubén Castro no jugaba de rojo y ahí estuvo la diferencia. Ni más ni menos, porque en el resto los de Terrazas fueron superiores y así lo reconocía una grada que ni con el 2-0 a favor perdonaba a su equipo la pobreza demostrada en el verde.

El Betis ganó tres puntos pero sigue muy lejos de ser ese equipo de empaque. Valladolid será una buena prueba para comprobarlo.

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
29/09
0 Puntos
1

Rubén Castro, y a otra cosa (2-0)

Con el balón en poder del Mirandés y el Betis esperando su momento. El Betis ganó y eso se queda, pero el Mirandés, repescado por el descenso del Murcia, dio la cara. Rubén Castro y poco más.No terminó el Betis de controlar a un modestísimo rival que salió teniendo opciones y no dejó de tenerlas hasta el final. El Betis no va sobrado pero con Rubén Castro en punta tiene el plus que decide los partidos.Ha sido modificar el dibujo y volver a sonreír.

Ganar lo es todo y más cuando poco más puede sacarse en claro que los tres puntos. No es poco, lo es todo, pero a este nivel el camino se va a hacer largo. Interminable. El Betis ganó y eso se queda, pero el Mirandés, repescado por el descenso del Murcia, dio la cara. Peor, la dio sin motivo porque no da para más. El Betis no va sobrado pero con Rubén Castro en punta tiene el plus que decide los partidos.

Ha sido modificar el dibujo y volver a sonreír. Discretamente, es cierto, pero ya está al filo de volver a encabezar esta categoría que es una trampa y, viendo el rendimiento, la cosa va por donde debe. Ganar y ya veremos. Rubén Castro y poco más.

No terminó el Betis de controlar a un modestísimo rival que salió teniendo opciones y no dejó de tenerlas hasta el final. Animosos pero cándidos, los burgaleses no hicieron ni faltas. Y encima tuvieron las dos primeras opciones para abrir el marcador. Tremendo.

Pero ocurrió que a Barahona se le hizo de noche en inmejorable situación ante Adán y que Juanjo cabeceó fuera cuando el gol rondaba. El Betis no falló y Rubén Castro cruzó perfecto dando fin a una media hora malísima que se ponía 1-0 completamente a contraestilo. Con el balón en poder del Mirandés y el Betis esperando su momento. De hecho, Renella rozó el segundo tras una buena incursión de Kadir, pieza clave arriba, pero Rúper tuvo el empate al filo de, entreacto tras un gran taconazo y disparo suyo que detuvo Adán.

Con ventaja sólo en el marcador, el Betis sí supo jugar con cabeza la segunda parte. Sin florituras, terminó de decidir con otro gol de Rubén Castro, que aprovechó el rechace del portero tras un buen remate suyo a centro de Casado. Cuatro goles en dos jornadas, pichichi de la categoría con 7 dianas, seis puntos para su equipo y la evidencia de que en punta el canario sí ofrece la diferencia de nivel que se presupone al Betis respecto de la gran mayoría (por no decir de todos) de sus compañeros de aventura.

Hasta el final, poco cosa y algún desajuste. Gente con mucho margen para mejorar y otros que parecen no poder ofrecer más. Un problema cuando da la impresión de que, laterales al margen, la base de Velázquez es la de este partido.

Al menos, y aunque tuviera que mediar la autoridad, el cambio de dibujo se antoja más resolutivo dentro de que tampoco ha zanjado de momento las carencias. Pero es que hace falta tan poquito para diferenciarse del resto...

Diario de Sevilla
29/09
20 Puntos
1

La mejoría no convence

Esa tranquilidad agradecida por Velázquez durante la semana no duró demasiado. El aficionado verdiblanco se acercó al Villamarín  con sensaciones encontradas. La sensación, durante el tiempo de asueto y con el 2-0 posterior, no era del todo alentadora porque el Betis no llegó a controlar el partido. No se había llegado al minuto siete de partido cuando Barahona hizo poner el nudo en la garganta a todo el Villamarín. Volvió a ceder terreno, dejando la suerte de una eventual sentencia .

El aficionado verdiblanco se acercó al Villamarín  con sensaciones encontradas. Primero, con la ilusión de ver ratificada la presunta mejoría de su equipo tras la victoria en Girona y lo expuesto durante la semana por parte de  un Julio Velázquez que desprende mayor complicidad. Por otro lado, y como viene siendo habitual, con la cautela y la desconfianza hacia un equipo que sigue sin transmitir suficiente credibilidad en lo que a fútbol se refiere.

El 4-4-2 fue recibido con expectación para paliar el amargo sabor de la derrota ante el Albacete y acabar de dar el visto bueno al equipo de cara al Tourmalet que se avecina. Esa tranquilidad agradecida por Velázquez durante la semana no duró demasiado. No se había llegado al minuto siete de partido cuando Barahona hizo poner el nudo en la garganta a todo el Villamarín. Una ocasión pintiparada que desbarató por falta de fe, desatando los primeros pitidos y quejas de una parroquia que entonó el: “Ya estamos otra vez?”.

Fue el inicio de una serie de minutos de nerviosismo tanto en la grada como en el césped. Se volvió a ver el Betis incapaz de hilar dos pases seguidos, el Betis de querer llegar a la portería rival con un balón largo a la espalda de la defensa, un Betis desorganizado en la transición y al que no le duró el balón más de cinco segundos, en muchas fases del primer tiempo. En menos de diez minutos se llevó tres broncas de una afición que sigue sin confiar del todo.

A Velázquez el primero, quien por cierto, también fue recibido con sonido de viento al ser nombrado por megafonía. Equiparable al que sus jugadores escucharon tras la finalización de la primera mitad. Bronca atronadora pese al resultado a favor. La sensación, durante el tiempo de asueto y con el 2-0 posterior, no era del todo alentadora porque el Betis no llegó a controlar el partido. Volvió a ceder terreno, dejando la suerte de una eventual sentencia ?que nunca llegó? para el contragolpe y encerrado por un limitado Mirandés que aprovechó para hacerse dueño del balón y probar a Adán.

Además de los goles de un imparable Rubén Castro, otro que puso en pie a la afición del Villamarín fue Rennella. El premio a un encuentro que por resultado puede conllevar otra semana de tranquilidad pero por lo que se atisba en el horizonte, más vale seguir engrasando la maquinaria porque la falta de fútbol se puede acabar pagando más pronto que tarde.

El Correo de Andalucía
29/09
1 Puntos
1

Otro Velázquez, mismo Betis

58).CD Mirandés: Sergio Pérez; Aitor, César, Corral, Kijera; Rúper, Emilio Sánchez (Provencio, m. Menos que mal que el canario juega de verdiblanco..Real Betis: Adán; Molinero, Perquis, Jordi, Casado; Ndiaye, Matilla (Lolo Reyes, m. Mostró tarjetas amarillas a Molinero, Ndiaye, Barahona y Aitor.30203 espectadores en el Benito Villamarín. Rubén hizo el segundo y el Mirandés se adueñó del balón y no metió del todo el peligro a los heliopolitanos por su falta de calidad.

El Betis se impuso a un animoso Mirandés y dio un salto en la tabla para situarse cuarto, pero las sensaciones y el juego fueron las mismas que en anteriores encuentros. Tuvo que aparecer, como siempre, Rubén Castro para solventarle la papeleta a un cuadro verdiblanco sin un patrón de juego definido.

Empezó apretando el cuadro de Carlos Terrazas, pero el equipo de Velázquez golpeó a la primera ocasión clara. Rennella aprovechó un regalo de la zaga rojinegra para darle el balón a Rubén, que con la izquierda hizo el 1-0. A partir de ahí, partido monótono y aburrido del cuadro de La Palmera, que se fue al descanso recibiendo una merecida bronca.

En la segunda mitad, el guión fue el mismo que en la primera parte. Rubén hizo el segundo y el Mirandés se adueñó del balón y no metió del todo el peligro a los heliopolitanos por su falta de calidad. Incluso, el canario tuvo el tercero, pero perdonó. Corolario: otros Velázquez y mismo Betis. Menos que mal que el canario juega de verdiblanco..

Real Betis: Adán; Molinero, Perquis, Jordi, Casado; Ndiaye, Matilla (Lolo Reyes, m. 83), Cejudo (Nono, m. 68), Kadir; Rubén Castro y Rennella (Dani Pacheco, m. 58).

CD Mirandés: Sergio Pérez; Aitor, César, Corral, Kijera; Rúper, Emilio Sánchez (Provencio, m. 72), Igor, Álex García; Juanjo (Pedro, m. 52) y Barahona (Jordi Pablo, m. 55).

1-0, m. 28: Rubén Castro. 2-0, m. 54: Rubén Castro

Ocón Arráiz (Comité Riojano). Mostró tarjetas amarillas a Molinero, Ndiaye, Barahona y Aitor.

30203 espectadores en el Benito Villamarín

El Correo de Andalucía
28/09
19 Puntos
Anuncio
Anuncio
Anuncio