{country_name} ↓ TRANS_MENU
Elije tu ubicación:
Mi portadaMi portadaMi portada

¿Qué está pasando ahora?

Entrar Entrar con Facebook
Usuario o contraseña incorrectos!
1

Sports People María Hernández, de 'MyHyV', y Rubén Castro, jugador del Betis, son pareja

El programa 'Mujeres y Hombres y Viceversa' ha saltado a los terrenos de juego. Su gesto, agarrándose los mofletes, ha hecho saltar todas las alarmas ya que a la extronista se le apoda cariñosamente 'mofletitos'.La joven no se ha pronunciado aún respecto a este tema, pero sí ha dejado claro en su cuenta de Twitter que: "Ninguna relación acabó por otra persona, al menos por mi parte".

El programa 'Mujeres y Hombres y Viceversa' ha saltado a los terrenos de juego. María Hernández, extronista del programa y exnovia de Noel, podría estar enamorada de Rubén Castro, jugador del Real Betis Balompié.

La noticia se ha hecho pública en el programa cuando otra exconcursante Lola afirmaba que María se había olvidado rápidamente de Noel y se había ilusionado con otro hombre, uno que marca goles: "Creo que a María le gusta un chico que le dedica goles".

El misterioso hombre del que se habla es Rubén Castro, jugador del Betis, que el otro día realizó una dedicatoria muy especial. Su gesto, agarrándose los mofletes, ha hecho saltar todas las alarmas ya que a la extronista se le apoda cariñosamente 'mofletitos'.

La joven no se ha pronunciado aún respecto a este tema, pero sí ha dejado claro en su cuenta de Twitter que: "Ninguna relación acabó por otra persona, al menos por mi parte".

Las Provincias
Hoy
4 Puntos
Nuevo
1

Vázquez dice que, además del Betis, tiene ofertas del Minsk y de China

Tengo ofertas del Dinamo de Minsk y también de China”, desveló Vázquez.EL AEK QUIERE A MOLINA. Fernando Vázquez, uno de los candidatos con los que negocia el Betis para el banquillo . El Betis es un gran equipo y me gustaría, si voy, ascenderlo a Primera».Fernando Vázquez también confirmó que, de fichar por el Betis, lo haría con su equipo de trabajo, por lo que no contaría con Juan Merino: “Si voy, Merino volverá al filial.

Fernando Vázquez, uno de los candidatos con los que negocia el Betis para el banquillo ?las otras opciones son Pepe Mel o la continuidad de Juan Merino?, dijo ayer en el programa Galicia en goles que el lunes decidirá sobre su futuro y que maneja otras dos ofertas además de la bética para entrenar, una del Dinamod e Minsk bielorruso y otra de Chiina. «El lunes veré lo que decido. El Betis es un gran equipo y me gustaría, si voy, ascenderlo a Primera».

Fernando Vázquez también confirmó que, de fichar por el Betis, lo haría con su equipo de trabajo, por lo que no contaría con Juan Merino: “Si voy, Merino volverá al filial. Llevaré dos ayudantes gallegos”.

El técnico de Castrofeito, que ya entrenó al Betis en Segunda en la 2000/01, confirmó que maneja otrs ofertas. “Mi futuro puede estar aquí o fuera. Tengo ofertas del Dinamo de Minsk y también de China”, desveló Vázquez.

EL AEK QUIERE A MOLINA. El AEK de Atenas está interesado en lograr la cesión de Jorge Molina hasta final de temporada y su director deportivo, Branco Milanovic, se ha desplazado a España para tratar de agilizar unas negociaciones que se antojan complicadas, pues en el Betis no están dispuestos a desprenderse de su delantero y menos como cedido. En todo caso escucharían una oferta por su traspaso para poder reinvertir en otro delantero y no quedarse solo con Rubén Castro y Rennella, pues muy posiblemente Chuli salga en el mercado invernal.

Al club verdiblanco también han llegado ofertas, en este caso para un traspaso, por el meta Adán, al que no se piensa vender.

El Correo de Andalucía
Hoy
4 Puntos
1

Sports Kadir, recuperado

Kadir ha sido la buena noticia del entrenamiento del viernes del Betis. Con el segundo portero de baja y el del filial, Javi Montoya, concentrado con el Betis B, Merino ha tenido que llamar al juvenil Antonio Valera.Según informa la web oficial del Betis, Juan Merino ha ensayado con un once que bien podría ser el que plantara ante el Racing: Adán; Piccini, Bruno, Jordi Figueras, Varela; Kadir, Lolo Reyes, N'Diaye, Dani Ceballos; Rennella y Rubén Castro.¿Algún error en la noticia.

Kadir ha sido la buena noticia del entrenamiento del viernes del Betis. El extremo franco-argelino se ha recuperado totalmente del cólico intestinal que sufrió en la jornada anterior y se ha podido ejercitar junto al resto de compañeros en la Ciudad Deportiva Luis del Sol.

Con ello, Kadir no tendrá problemas para estar en el importante choque contra el Racing de Santander (domingo, 12 horas, Benito Villamarín), en el que puede ser el último partido de Juan Merino como técnico del primer equipo.

Quien no ha podido trabajar ha sido el meta Dani Giménez, por una elongación en el abductor, ni Chuli ni Nono, ambos también lesionados. Con el segundo portero de baja y el del filial, Javi Montoya, concentrado con el Betis B, Merino ha tenido que llamar al juvenil Antonio Valera.

Según informa la web oficial del Betis, Juan Merino ha ensayado con un once que bien podría ser el que plantara ante el Racing: Adán; Piccini, Bruno, Jordi Figueras, Varela; Kadir, Lolo Reyes, N'Diaye, Dani Ceballos; Rennella y Rubén Castro.

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
19/12
1 Puntos
1

Sports Razak, el mayor desafío para lapegada del nuevo Zaragoza

Sin embargo, Razak Brimah, el guardameta del Mirandés, es el mayor desafío al que se va a enfrentar el Real Zaragoza en lo que va de competición liguera.Sus números bajo palos asustan. Las diferencias son abrumadoras.Razak, de 27 años, ya fue clave en la salvación del Guadalajara hace dos temporadas, aunque luego sufriera un descenso administrativo. Sin él, 13 goles recibidos en ocho jornadas y cuatro puntos sumados.

Por una lesión y los compromisos internacionales con su selección, Ghana, no aparece entre los porteros menos goleados de Segunda, ya que todo ello le ha permitido disputar solo diez jornadas, aunque en una de ellas fue expulsado nada más comenzar el partido. Sin embargo, Razak Brimah, el guardameta del Mirandés, es el mayor desafío al que se va a enfrentar el Real Zaragoza en lo que va de competición liguera.

Sus números bajo palos asustan. En los últimos cinco encuentros que ha jugado, solo ha recibido un tanto y fue el fin de semana pasado en el Mini Estadi, lo que cortó una racha de más de 500 minutos sin recibir ningún tanto.

Además, sin contar el choque en el que fue expulsado, en los nueve partidos que ha completado tan solo han podido perforar su portería en cinco ocasiones, lo que ha propiciado que de 27 puntos con él bajo palos, el Mirandés haya logrado 20. Sin él, 13 goles recibidos en ocho jornadas y cuatro puntos sumados. Las diferencias son abrumadoras.

Razak, de 27 años, ya fue clave en la salvación del Guadalajara hace dos temporadas, aunque luego sufriera un descenso administrativo. Y lo mismo el año pasado en el filial del Córdoba. Sus reflejos y la seguridad que transmite le han convertido en una pieza clave allá donde ha jugado, demostrando que su nivel es de Primera división.

El Real Zaragoza se agarra a su pegada para combatir a Razak y a su equipo -el conjunto de Miranda de Ebro acumula un total de seis jornadas sin conocer la derrota-, por lo que son conscientes de la dificultad de este último partido de 2014: “Anduva es un campo difícil y el Mirandés un equipo muy rocoso. Pero nosotros tenemos mentalidad ganadora y ojalá logremos ganar para irnos de vacaciones tranquilos”, afirmó el máximo goleador de los maños.

Borja 'alaba' a Popovic

El punta alaba los métodos de Popovic: “El míster nos está metiendo mucha caña. Quiere que toquemos mucho y juguemos bien. Hay gente arriba con calidad y desparpajo para hacerlo”.

A dos goles de Rubén Castro, el madrileño no se obsesiona: “El Pichichi no es algo que tenga entre ceja y ceja, pero está entrando el balón y hay que aprovecharlo. Lo más importante es que los goles ayuden a sumar”.

Este sábado, Borja tendrá la oportunidad de acercarse al ariete del Betis, pero tendrá que tener la puntería más afinada que nunca para poder batir a Razak.

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
18/12
0 Puntos
1

Sports La forma, más que el fondo (2-1)

Pero el Betis, por encima de todo, no quería una mala imagen y peleó hasta acercarse a través de Perquis e incluso debió marcharse de Almería sin la mácula de la derrota. El Betis se despidió este martes de la Copa del Rey y puede que incluso respirara con ello. Se exceptúan los intentos de darle coherencia al juego de Dani Ceballos y los choques de Rennella y muy poquito más se colocaba en el haber del Betis. Ahí comparecen los nombres de Piccini, Perquis, Reyes, incluso Casado en el lateral.

El Betis se despidió este martes de la Copa del Rey y puede que incluso respirara con ello. Los verdiblancos cayeron ante el Almería, un Primera División, y lo hicieron después de confirmar, también en la vuelta, que le importaba mucho más la forma que el fondo de la cuestión. No era tan importante quedar eliminado, entre otras cosas porque eso no es malo con vistas a centrarse en lo realmente trascendente, como hacerlo con dignidad, con unas formas que no afearan ese convincente discurrir de Juan Merino al frente de la nave en el torneo liguero. Ése era el objetivo y más o menos lo alcanzó el Betis en un partido extremadamente desangelado que sólo alegró, para el espectador neutral claro, el golazo de Jonathan Zongo desde el centro del campo.

El duelo ya comenzó con una frialdad insoportable. Ni siquiera el hecho de que ambos entrenadores lo habían utilizado con el ánimo de hacer pruebas que les puedan servir para el futuro lograba mitigar la sensación que se desprendía de las gradas del estadio. Porque el recinto llamado Juegos del Mediterráneo no transmitía a los protagonistas más calor del que puedan sentir en un entrenamiento y eso, lógicamente, iba a ir en detrimento del espectáculo. Aquello parecía no importarle a casi nadie y todo concluía en que era mucho más importante no perder que incluso ganar.

Merino había confeccionado un once con una mescolanza de intenciones. Por un lado, tal vez buscaba la recuperación de algunos puntales que puedan serle útiles al Betis, o a él si continúa finalmente en el cargo, en un futuro. Ahí comparecen los nombres de Piccini, Perquis, Reyes, incluso Casado en el lateral. La segunda idea era probar algunas parejas en un día propicio para ello. Por ejemplo, cómo podría funcionar el dúo integrado por Rennella y Jorge Molina en caso de necesitarlo algún día por estar ausente Rubén Castro. El resto se ajustaba a la normalidad, a esa titularidad que parece cada vez más consolidada para Xavi Torres, Dani Ceballos, Kadir y hasta Jordi como central zurdo. 

En definitiva, no estaba Rubén Castro, sin duda siempre clave para tratar de anotar los goles que hacían falta para remontar, como ya se evidenciara en el rato en el que estuvo el canario en la ida, pero tampoco era un equipo para menospreciar a la competición, ni muchísimo menos. Y el Almería, en el estreno en el banquillo de Juan Ignacio Martínez, era más o menos lo mismo, pues en el equipo se alineaban muchos de los futbolistas a los que se les cuelga el cartel de titulares.

Sin embargo, a la hora de comenzar a mover el balón, todo se limitaría a la apariencia. Ambos litigantes coincidían en la transmisión de un mensaje de seriedad, de parecer que querían ganar, pero la realidad era muy diferente y lo que predominaba en los dos casos era un deseo de no perder por encima de todo. No se trataba tanto de buscar un triunfo que tal vez ninguno ansiaba de verdad como de salvaguardar una buena imagen, algo necesario para los ocupantes de los banquillos de Almería y Betis.

La consecuencia es un transcurrir de los minutos sin que pase apenas nada a lo largo del primer periodo. Y eso que en los cinco primeros hubo opciones para que tanto Trujillo como Rennella hubieran adelantado a los suyos en sendos cabezazos en acciones de estrategia. No fue así por la escasa precisión de ambos con la testa, pero eso parecía anunciar una noche copera con alguna emoción. Nada más lejos de la realidad.

Se exceptúan los intentos de darle coherencia al juego de Dani Ceballos y los choques de Rennella y muy poquito más se colocaba en el haber del Betis. En el debe, sí, algunas pérdidas innecesarias que no acabaron en males mayores porque el rival tampoco era nada del otro mundo.

Decidió Juan Merino que era el momento de tratar de ir a por el partido en el primer tramo del segundo acto. Ahí estaba Rubén Castro como actor principal con algo más de media hora por delante, aunque extraña que se fueran Dani Ceballos y Rennella. Sin embargo, los deseos del técnico linense se toparían de inmediato con un despiste defensivo que ponía por delante al Almería para acumular dos tantos de ventaja, que se irían hasta tres con el espectacular golazo de Jonathan Zongo desde casi el medio del campo. Pero el Betis, por encima de todo, no quería una mala imagen y peleó hasta acercarse a través de Perquis e incluso debió marcharse de Almería sin la mácula de la derrota. Pero Rubén Castro envió un penalti al larguero. Hubiera servido para mejorar algo más la forma, pero el fondo ya era inalterable entonces.

Diario de Sevilla
17/12
18 Puntos
1

Sports Rennella: "No me gusta que me comparen con Ibrahimovic"

."No me gusta esa comparación que he escuchado alguna vez", ha reconocido el ariete franco-italiano que tiene claro que "es mejor ser Rennella".Más allá de esto, la realidad del jugador y del Betis es que ya se puede centrar solo en la Liga tras caer en la Copa con el Almería. Cada jornada que pasa, Vincenzo Rennella está cogiendo más peso en el Betis, aunque ahora tendrá que competir a tope (el indiscutible Rubén Castro al margen) con un Jorge Molina que da muestras de una franca mejoría.

Cada jornada que pasa, Vincenzo Rennella está cogiendo más peso en el Betis, aunque ahora tendrá que competir a tope (el indiscutible Rubén Castro al margen) con un Jorge Molina que da muestras de una franca mejoría. Mientras tanto, convive con una historia que, según ha desvelado en los microfonos de Radio MARCA Sevilla, no le hace mucha gracia: que hablen de sus semejanzas, tanto físicas como de movimientos dentro del campo, con Zlatan Ibrahimovi?.

"No me gusta esa comparación que he escuchado alguna vez", ha reconocido el ariete franco-italiano que tiene claro que "es mejor ser Rennella".

Más allá de esto, la realidad del jugador y del Betis es que ya se puede centrar solo en la Liga tras caer en la Copa con el Almería. "Es una competición muy complicada, donde hemos pasado dos vueltas pero ya nos concentramos en la Liga. Si metíamos un gol la elminatoria estaría abierta, pero no fue así. Pero hemos competido. Cuando estás concentrado en la Liga, juegas estos partidos no con tanta intensidad. Fue un partido plano".

Jorge Molina y él juntos en el once: "Creo que podemos jugar juntos, pero esas son cosas del míster. Nosotros queremos jugar como sea sabiendo que Rubén es un fijo del equipo y uno de los dos tiene que ser su acompañante".

Juego del Betis: "El entrenador lo tiene claro: antes los resultados y luego ya nos dedicaremos un poco más a jugar. Ahora, con tres triunfos seguidos, el equipo puede tener más confianza para jugar mejor. Por ahora lo importante es ganar y acortar las distancias con el ascenso directo".

El fichaje de un entrenador: "No pienso mucho en esas cosas, estamos con Merino que puede ser entrenador del Betis. Son decisiones del club, nosotros somos profesionales y hacemos lo que diga el club".

Cambios con Merino:. "No han cambiado muchas cosas, nos hemos dado cuenta de que antes no hemos hecho cosas bien y, a lo mejor, la culpa ha sido nuestra y no de Velázquez. Ahora hemos dado un pasito adelante. Todos los jugadores queremos jugar mejor, tener algo más de poseción de balón, cosa que no estamos haciendo porque somos más directos. Poco a poco iremos mejorando".

Cerca del ascenso directo:. "En Segunda no hay un Barça o un Madrid, todo está más igualado y el último puede ganar al primero. Ahora estamos mejor y esperamos ganar el domingo. El rival más fuerte de Segunda es Las Palmas".

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
17/12
0 Puntos
1

Arts Sin tensión, ni Merino ni Betis

Sin tensión, sin casta ni orgullo no hubiera prosperado Merino. Ayer, su Betis, careció de todos esos ingredientes que sí han aparecido en la Liga. Pocas conclusiones positivas podrá extraer Merino de su duelo ante el Almería. Al Betis incomodaba esta Copa que otrora le deparase tantas alegrías, incluso cuando fue equipo de Segunda. Ni tampoco Merino podrá aumentar su hoja de registros de cara a ese pronunciamiento definitivo del consejo sobre su futuro.

Si algo se ha destacado de Juan Merino hasta el momento ha sido su capacidad para imponer lógica tanto en las decisiones como en su discurso, pero la Copa del Rey le ha aparecido como una competición en medio de la nada, en la que ni siquiera tenía el aliciente de cruzarse con uno de los grandes de la Liga en una temporada en la que éstos no visitarán Heliópolis. Así se entienden en parte las decisiones del linense y que su reflejo sobre el césped fuera este Betis sin ritmo ni tensión, que casi ni compite ante un Almería de la serie más pobre de Primera.

Peso a todo, la Copa también supone un estorbo para este Almería de Juan Ignacio Martínez. Con la visita a Balaídos muy cercana, el técnico colocó un equipo de garantías, pero también a medio gas. Esto convirtió el primer tiempo en la nadería más absoluta. Yo no voy a por el partido, pero tú tampoco. Eso se pudieron comentar ambos equipos en el túnel de vestuarios, después de 45 minutos soporíferos, donde únicamente Thievy, con ganas de reivindicarse, y Dani Ceballos, que sólo parece sentirse cómodo con ese estilo de fútbol, le daban verticalidad al juego.

Si al partido le faltaba emoción, Velasco Carballo, con la nula ayuda de sus asistentes, se encargaba de que la misma no apareciera. Este viejo amigo en verdiblanco anuló la mejor ocasión bética, tras un pase de Dani Ceballos, al mismo estilo que marcó en su época Michael Laudrup, hacia Xavi Torres, aunque éste tampoco pareció con la destreza suficiente para inquietar a Julián.

Tras el descanso, la tónica era similar hasta que los locales aprovecharon una acción de estrategia para adelantarse en el marcador y dejar la eliminatoria sentenciada. Ni la presencia de Rubén Castro, que entró al césped minutos antes del gol de Michel, significó ese impulso para los verdiblancos. Esa falta de tensión derivó en esperpento cuando Dani Giménez se mostró incapaz de reaccionar ante un lanzamiento de Jonathan Zongo desde 45 metros. 2-0 y el Betis que añadía más sonrojo a una Copa decepcionante. El gol de Perquis, al menos, maquilló el resultado, como ya había ocurrido en el encuentro de ida con los tres tantos béticos que taparon el bochorno de ese 0-4 que llegó a reflejar el marcador. E incluso Rubén Castro pudo anotar su gol 96, pero no era un día en verdiblanco y el postrero penalti se fue al limbo.

Pocas conclusiones positivas podrá extraer Merino de su duelo ante el Almería. Si acaso el técnico podrá seguir añadiendo jugadores a esa lista de damnificados por la Copa. Ninguno de los suplentes -salvando a Jorge Molina, que ya había demostrado su compromiso con anterioridad- dio ese golpe en la mesa para llamar la atención del técnico.

Ni tampoco Merino podrá aumentar su hoja de registros de cara a ese pronunciamiento definitivo del consejo sobre su futuro. Al Betis incomodaba esta Copa que otrora le deparase tantas alegrías, incluso cuando fue equipo de Segunda. Sin tensión, sin casta ni orgullo no hubiera prosperado Merino. Ayer, su Betis, careció de todos esos ingredientes que sí han aparecido en la Liga.

Diario de Sevilla
17/12
2 Puntos

Sports Sin tensión, ni Merino ni Betis

Sin tensión, sin casta ni orgullo no hubiera prosperado Merino. Ayer, su Betis, careció de todos esos ingredientes que sí han aparecido en la Liga. Al Betis incomodaba esta Copa que otrora le deparase tantas alegrías, incluso cuando fue equipo de Segunda. Ni tampoco Merino podrá aumentar su hoja de registros de cara a ese pronunciamiento definitivo del consejo sobre su futuro. Si acaso el técnico podrá seguir añadiendo jugadores a esa lista de damnificados por la Copa.

Si algo se ha destacado de Juan Merino hasta el momento ha sido su capacidad para imponer lógica tanto en las decisiones como en su discurso, pero la Copa del Rey le ha aparecido como una competición en medio de la nada, en la que ni siquiera tenía el aliciente de cruzarse con uno de los grandes de la Liga en una temporada en la que éstos no visitarán Heliópolis. Así se entienden en parte las decisiones del linense y que su reflejo sobre el césped fuera este Betis sin ritmo ni tensión, que casi ni compite ante un Almería de la serie más pobre de Primera.

Peso a todo, la Copa también supone un estorbo para este Almería de Juan Ignacio Martínez. Con la visita a Balaídos muy cercana, el técnico colocó un equipo de garantías, pero también a medio gas. Esto convirtió el primer tiempo en la nadería más absoluta. Yo no voy a por el partido, pero tú tampoco. Eso se pudieron comentar ambos equipos en el túnel de vestuarios, después de 45 minutos soporíferos, donde únicamente Thievy, con ganas de reivindicarse, y Dani Ceballos, que sólo parece sentirse cómodo con ese estilo de fútbol, le daban verticalidad al juego.

Si al partido le faltaba emoción, Velasco Carballo, con la nula ayuda de sus asistentes, se encargaba de que la misma no apareciera. Este viejo amigo en verdiblanco anuló la mejor ocasión bética, tras un pase de Dani Ceballos, al mismo estilo que marcó en su época Michael Laudrup, hacia Xavi Torres, aunque éste tampoco pareció con la destreza suficiente para inquietar a Julián.

Tras el descanso, la tónica era similar hasta que los locales aprovecharon una acción de estrategia para adelantarse en el marcador y dejar la eliminatoria sentenciada. Ni la presencia de Rubén Castro, que entró al césped minutos antes del gol de Michel, significó ese impulso para los verdiblancos. Esa falta de tensión derivó en esperpento cuando Dani Giménez se mostró incapaz de reaccionar ante un lanzamiento de Jonathan Zongo desde 45 metros. 2-0 y el Betis que añadía más sonrojo a una Copa decepcionante. El gol de Perquis, al menos, maquilló el resultado, como ya había ocurrido en el encuentro de ida con los tres tantos béticos que taparon el bochorno de ese 0-4 que llegó a reflejar el marcador. E incluso Rubén Castro pudo anotar su gol 96, pero no era un día en verdiblanco y el postrero penalti se fue al limbo.

Pocas conclusiones positivas podrá extraer Merino de su duelo ante el Almería. Si acaso el técnico podrá seguir añadiendo jugadores a esa lista de damnificados por la Copa. Ninguno de los suplentes -salvando a Jorge Molina, que ya había demostrado su compromiso con anterioridad- dio ese golpe en la mesa para llamar la atención del técnico.

Ni tampoco Merino podrá aumentar su hoja de registros de cara a ese pronunciamiento definitivo del consejo sobre su futuro. Al Betis incomodaba esta Copa que otrora le deparase tantas alegrías, incluso cuando fue equipo de Segunda. Sin tensión, sin casta ni orgullo no hubiera prosperado Merino. Ayer, su Betis, careció de todos esos ingredientes que sí han aparecido en la Liga.

Diario de Sevilla
17/12
14 Puntos

Sports La forma, más que el fondo

El Betis se despidió ayer de la Copa del Rey y puede que incluso respirara con ello. Pero el Betis, por encima de todo, no quería una mala imagen y peleó hasta acercarse a través de Perquis e incluso debió marcharse de Almería sin la mácula de la derrota. Se exceptúan los intentos de darle coherencia al juego de Dani Ceballos y los choques de Rennella y muy poquito más se colocaba en el haber del Betis. Ahí comparecen los nombres de Piccini, Perquis, Reyes, incluso Casado en el lateral.

El Betis se despidió ayer de la Copa del Rey y puede que incluso respirara con ello. Los verdiblancos cayeron ante el Almería, un Primera División, y lo hicieron después de confirmar, también en la vuelta, que le importaba mucho más la forma que el fondo de la cuestión. No era tan importante quedar eliminado, entre otras cosas porque eso no es malo con vistas a centrarse en lo realmente trascendente, como hacerlo con dignidad, con unas formas que no afearan ese convincente discurrir de Juan Merino al frente de la nave en el torneo liguero. Ése era el objetivo y más o menos lo alcanzó el Betis en un partido extremadamente desangelado que sólo alegró, para el espectador neutral claro, el golazo de Jonathan Zongo desde el centro del campo.

El duelo ya comenzó con una frialdad insoportable. Ni siquiera el hecho de que ambos entrenadores lo habían utilizado con el ánimo de hacer pruebas que les puedan servir para el futuro lograba mitigar la sensación que se desprendía de las gradas del estadio. Porque el recinto llamado Juegos del Mediterráneo no transmitía a los protagonistas más calor del que puedan sentir en un entrenamiento y eso, lógicamente, iba a ir en detrimento del espectáculo. Aquello parecía no importarle a casi nadie y todo concluía en que era mucho más importante no perder que incluso ganar.

Merino había confeccionado un once con una mescolanza de intenciones. Por un lado, tal vez buscaba la recuperación de algunos puntales que puedan serle útiles al Betis, o a él si continúa finalmente en el cargo, en un futuro. Ahí comparecen los nombres de Piccini, Perquis, Reyes, incluso Casado en el lateral. La segunda idea era probar algunas parejas en un día propicio para ello. Por ejemplo, cómo podría funcionar el dúo integrado por Rennella y Jorge Molina en caso de necesitarlo algún día por estar ausente Rubén Castro. El resto se ajustaba a la normalidad, a esa titularidad que parece cada vez más consolidada para Xavi Torres, Dani Ceballos, Kadir y hasta Jordi como central zurdo.

En definitiva, no estaba Rubén Castro, sin duda siempre clave para tratar de anotar los goles que hacían falta para remontar, como ya se evidenciara en el rato en el que estuvo el canario en la ida, pero tampoco era un equipo para menospreciar a la competición, ni muchísimo menos. Y el Almería, en el estreno en el banquillo de Juan Ignacio Martínez, era más o menos lo mismo, pues en el equipo se alineaban muchos de los futbolistas a los que se les cuelga el cartel de titulares.

Sin embargo, a la hora de comenzar a mover el balón, todo se limitaría a la apariencia. Ambos litigantes coincidían en la transmisión de un mensaje de seriedad, de parecer que querían ganar, pero la realidad era muy diferente y lo que predominaba en los dos casos era un deseo de no perder por encima de todo. No se trataba tanto de buscar un triunfo que tal vez ninguno ansiaba de verdad como de salvaguardar una buena imagen, algo necesario para los ocupantes de los banquillos de Almería y Betis.

La consecuencia es un transcurrir de los minutos sin que pase apenas nada a lo largo del primer periodo. Y eso que en los cinco primeros hubo opciones para que tanto Trujillo como Rennella hubieran adelantado a los suyos en sendos cabezazos en acciones de estrategia. No fue así por la escasa precisión de ambos con la testa, pero eso parecía anunciar una noche copera con alguna emoción. Nada más lejos de la realidad.

Se exceptúan los intentos de darle coherencia al juego de Dani Ceballos y los choques de Rennella y muy poquito más se colocaba en el haber del Betis. En el debe, sí, algunas pérdidas innecesarias que no acabaron en males mayores porque el rival tampoco era nada del otro mundo.

Decidió Juan Merino que era el momento de tratar de ir a por el partido en el primer tramo del segundo acto. Ahí estaba Rubén Castro como actor principal con algo más de media hora por delante, aunque extraña que se fueran Dani Ceballos y Rennella. Sin embargo, los deseos del técnico linense se toparían de inmediato con un despiste defensivo que ponía por delante al Almería para acumular dos tantos de ventaja, que se irían hasta tres con el espectacular golazo de Jonathan Zongo desde casi el medio del campo. Pero el Betis, por encima de todo, no quería una mala imagen y peleó hasta acercarse a través de Perquis e incluso debió marcharse de Almería sin la mácula de la derrota. Pero Rubén Castro envió un penalti al larguero. Hubiera servido para mejorar algo más la forma, pero el fondo ya era inalterable entonces.

Diario de Sevilla
17/12
14 Puntos
1

Sports Un lujo de Zongo

El Betis dice adiós a la Copa y el Almería permanece en ella aunque no quiera. El estreno de Juan Ignacio Martínez, JIM, en el banquillo del Almería se tradujo en un práctico triunfo ante un triste Betis. Además, fue irse Dani Ceballos, un gran proyecto de jugador, y el Betis perdió su encanto. Su equipo ganó, pero se mostró solo ligeramente mejor que el Betis, de Segunda, al que apenas supo cómo meterle mano. Nadie entendió el cambio, porque se marchó el mejor futbolista del partido.

El estreno de Juan Ignacio Martínez, JIM, en el banquillo del Almería se tradujo en un práctico triunfo ante un triste Betis. Su equipo no carburó en el primer tiempo. Estuvo algo mejor en el segundo, donde tuvo la virtud de hacer goles y mostrar más ritmo. Lo mejor, sin duda, llegó con el espectacular tanto de Zongo, quien anotó casi desde su campo para hacer el segundo gol del Almería.

Un lujo en un partido gris y sin chispa, donde ambos equipos mostraron que sus objetivos deportivos, permanencia y ascenso, están lejos de la bonita competición copera. Además, fue irse Dani Ceballos, un gran proyecto de jugador, y el Betis perdió su encanto. Jamás tuvo opciones serias de pasar. Le faltó creérselo. Y eso que el Almería apenas apretó el acelerador. Le queda un duro trabajo por delante a JIM. Su equipo ganó, pero se mostró solo ligeramente mejor que el Betis, de Segunda, al que apenas supo cómo meterle mano. El nuevo técnico necesita conocer mejor a sus jugadores y dotar de un sello a un grupo con muchas necesidades. Su primer compromiso serio será en Liga ante el Celta.

Quizás la eliminatoria estuviera solventada por el 3-4 de la ida, pero hay demasiados interrogantes en torno al Almería. Un equipo sin personalidad, con algún que otro futbolista interesante, caso de Welligton, de poca entidad en líneas generales. El Betis, que se guardó de inicio a su mejor hombre, Rubén Castro, no pasó apenas apuros en la primera mitad. Es más, mostró mejores valores futbolísticos que su rival. En especial, porque tiene a un joven centrocampista que puede romper en gran jugador. Se trata de Dani Ceballos, internacional ya en las categorías inferiores y capaz, él solo, de echarse al Betis a sus espaldas. Fantástico el rendimiento de un futbolista que se mueve en la mediapunta y ve el juego de fábula.

El talento de Dani Ceballos fue lo mejor de un gris primer tiempo, con el Almería jugando a medio gas y el Betis aferrado a su joven figura. Un pase de Ceballos a Rennella propició la única ocasión del conjunto verdiblanco en esta primera mitad. El mjeta Julián, habitual suplente, despejó a córner. El Almería solo inquietó en algún escarceo de Welligton, una bala, o en alguna conducción de Thievy, tan potente como equivocado en sus decisiones en el campo.

Tuvo la ocurrencia Merino de sacar del campo a Ceballos, aunque metió a Rubén Castro. Nadie entendió el cambio, porque se marchó el mejor futbolista del partido. De hecho, fue salir el canterano y hacer Lolo Reyes su enésima falta absurda. La sacó Verza muy bien y Michel remató de forma estupenda dentro del área para hacer el primer tanto local. A continuación llegó el golazo de Zongo y el afán de los dos equipos porque aquello acabara cuanto antes. El Betis dice adiós a la Copa y el Almería permanece en ella aunque no quiera. Ambos tienen sus objetivos en otro lado. Ni siquiera se entonó Rubén Castro, que falló un penalti en el descuento.

El País
17/12
2 Puntos
1

Sin ritmo de remontada

Por el contrario, fue el lateral brasileño Michel quien estrenó el marcador tumbando las opciones de remontada bética. Ese fue el último coletazo de un descafeinado partido de vuelta donde los verdiblancos, con espadas de madera y sin creer en la remontada, prefirieron rodarse mirando de reojo a la competición y al rival que verdaderamente les atañe: la Liga y el Racing. Se pudo ver, incluso, al propio Merino disgustado en la banda por algún que otro punterazo al frente sin sentido.

FOTOGALERÍA

Avisó Juan Merino en la previa que en su cabeza no entraba reservar jugadores, siempre con el mejor once posible en mente. Lo hizo a medias, como se presumía desde el inicio. No obstante, llamó la atención la ausencia de Rubén Castro, quién saltó a disputar los últimos 25 minutos con el marcador ya en contra. El partido se disputó en un contexto de igualdad y de ritmo más bien bajo y trabado.

Lo cierto es que el papel del Betis, con el balón en los pies, fue incluso algo más agradable que en las últimas semanas. Agradable a secas. Es decir, no abusó del juego directo de forma compulsiva, en favor de la combinación, siempre que fuera posible. Se pudo ver, incluso, al propio Merino disgustado en la banda por algún que otro punterazo al frente sin sentido. Aunque, al fin y al cabo, sólo fueron intenciones estériles con poca profundidad y ritmo, sobre todo. Jorge Molina y Rennella, en sendos cabezazos, pudieron poner en ventaja a los verdiblancos en la primera mitad.

Nuevamente Dani Ceballos logró dotar al equipo heliopolitano de algo de rigor con el esférico en su poder en una medular formada por un Xavi Torres espeso y un Lolo Reyes muy desdibujado. El equilibrio que pretende el técnico linense se plasmó durante la primera media hora, hasta que el Almería encontró el filón de cómo generar peligro al marco de Dani Giménez. El preludio fue una ocasión de Thievy tras robar un balón al mediocentro alicantino en zona altamente peligrosa.

Los verdiblancos se marcharon todavía vivos al descanso. La igualdad dejaba entrever que el choque se podría dilucidar a balón parado, y hasta el momento, el Betis había tenido sus opciones en ese tipo de estrategia. Por el contrario, fue el lateral brasileño Michel quien estrenó el marcador tumbando las opciones de remontada bética. A pesar del golpe, no cesó en su empeño de generar el equipo de Merino, algo descompensado por la falta de acierto e intensidad de alguna de sus piezas. Y la batalla que plantearon los nuevos pupilos de Juan Ignacio Martínez, dicho sea de paso.

El delantero burkinés Jonathan Zongo sorprendió a Dani Giménez desde 30 metros para acabar de dilapidar la esperanza, aunque no el carácter de un Betis que prosiguió con más voluntad que ideas y fútbol. Perquis avivó la eliminatoria y Rubén Castro pudo incluso empatar desde los once metros tras un claro penalti de Julián sobre Jorge Molina, pero el delantero canario estrelló el balón al larguero enviando el rechazo fuera. Ese fue el último coletazo de un descafeinado partido de vuelta donde los verdiblancos, con espadas de madera y sin creer en la remontada, prefirieron rodarse mirando de reojo a la competición y al rival que verdaderamente les atañe: la Liga y el Racing.

El Correo de Andalucía
17/12
10 Puntos
1

Arts Esa indecencia de la ida... (2-1)

Valer no valía para mucho pero constata que la indignidad hasta el 0-4 dejó la vuelta por imposible y que el Betis de Merino es otra cosa. Wellington y Zongo acorralan los carriles y el Almería tiene más el balón, sabe mejor qué hacer con él y el marcador, pues... Y el juego tiene cero continuidad: se alcanza la falta número 30 en el minuto 55, y subiendo.Merino no espera, da la cara por el partido y mete a la vez a Rubén Castro y a Cejudo por Rennella y Dani Ceballos (estaba siendo el mejor...

El Betis cayó eliminado en la Copa del Rey ante el Almería, como cabía esperar tras el vergonzoso primer tiempo de la ida en Heliópolis, y lo hizo además con la sensación de que haber mantenido la dignidad en ese indecente tramo de la eliminatoria que condujo al imposible 0-4 habría dado una oportunidad muy importante frente a un rival con más calidad pero muchísimas más dudas. Al final, ni siquiera el empate en un penalti fallado por Rubén Castro en la prolongación (2-1) y todos los esfuerzos para la Liga, el objetivo.

Con algunas novedades, Merino apostó por recuperar gente para la causa tras la vergüenza de la ida y a fe que lo consiguió, pero sin acercarse realmente a algo parecido a remontar. Apoyado en un agigantado Dani Ceballos, el Betis aguantó el pulso con un ligero déficit de fe propio del resultado adverso pero con la creciente impresión de que habiendo jugado con más seriedad ese primer encuentro todo sería distinto. El Almería no ofrecía la menor solvencia a pesar de su buena presencia física e incluso el Betis pudo tener opciones de asustar con varios fueras de juego mal señalado en ese tipo de jugadas que dejan al portero como último obstáculo.

El gol que pueda meter al Betis en la eliminatoria no llega y, además, Julián apenas entra en juego. El equipo de Merino se sostiene, pero poco más. Wellington y Zongo acorralan los carriles y el Almería tiene más el balón, sabe mejor qué hacer con él y el marcador, pues... Y el juego tiene cero continuidad: se alcanza la falta número 30 en el minuto 55, y subiendo.

Merino no espera, da la cara por el partido y mete a la vez a Rubén Castro y a Cejudo por Rennella y Dani Ceballos (estaba siendo el mejor... ¿Liga quizás?), pero el tema no puede salir peor porque en una jugada de estrategia se adelanta el Almería con un remate abajo por el centro y en el punto de penalti. Cabreo garantizado de cualquier entrenador.

El Betis parece conformarse con la derrota digna pero aquí que Jonathan Zongo se saca un golazo tremendo, con Dani Giménez adelantado y el balón ajustadísimo, para doblar ventaja y el equipo como que se encabrita, dice ya está bien y aprieta hasta que, como en la ida, marca Perquis y Rubén fallada el citado penalti. Valer no valía para mucho pero constata que la indignidad hasta el 0-4 dejó la vuelta por imposible y que el Betis de Merino es otra cosa. Por lo menos, es 'algo'.

Diario de Sevilla
17/12
10 Puntos
1

Las Palmas coge velocidad y apunta a Primera

Mensaje lanzado, esperaremos resultados.Equipos como Mallorca o Recre vuelven a acercarse peligrosamente a los puestos de descenso donde están Racing, Llagostera, Sabadell y Albacete. Por detrás, las derrotas de Girona (3º) y Valladolid (5º) hacen que el Betis siga creciendo, al menos en cuanto a resultados. Osasuna ha conseguido respirar gracias a su victoria en casa ante el Valladolid, pero debe tener continuidad para salir de la zona baja.

El fútbol fue muy cruel con Las Palmas el curso pasado con una final digno de una película de miedo, no para el Córdoba, pero sí para los canarios. En las manos del equipo de Paco Herrera está la posibilidad de dar una alegría a la afición de Las Palmas, a la verdadera, no a la que saltó al terreno de juego. Están en el camino correcto para hacerlo.

Ante el Recreativo de Huelva, goleada y golpe sobre la mesa (2-4). Sergio Araujo volvió a marcar, por partida doble, y recupera su olfato goleador, algo que ayudará claramente a cumplir el objetivo del ascenso.

Cierra el ascenso directo el Sporting de Gijón que tampoco cayó en Santander, pero no lo hizo ganando. Empató a uno y sigue con su media inglesa particular. Por detrás, las derrotas de Girona (3º) y Valladolid (5º) hacen que el Betis siga creciendo, al menos en cuanto a resultados. Ganó 0-1 en Lugo gracias al eterno Ruben Castro y ya es cuarto con 30 puntos. En puestos de playoff aparece el Zaragoza de Popovic, Eldin y Borja Bastón. Su victoria ante el Girona refuerza al nuevo entrenador.

Cerca de la promoción siguen Alcorcón y Ponferradina, ambos no pudieron ganar esta jornada y el Zaragoza coge ventaja. En la zona media, uno de los equipos que más decepciones está teniendo esta temporada, el Barcelona B. Cayó en casa ante el Mirándes (1-3) y su entrenador, Eusebio, rajó al final del encuentro: "Invito a salir del Barça B en el mercado invernal al jugador que sólo piense en este equipo como un escaparate". Mensaje lanzado, esperaremos resultados.

Equipos como Mallorca o Recre vuelven a acercarse peligrosamente a los puestos de descenso donde están Racing, Llagostera, Sabadell y Albacete. Osasuna ha conseguido respirar gracias a su victoria en casa ante el Valladolid, pero debe tener continuidad para salir de la zona baja. También hay que destacar la importante victoria del Leganés en Sabadell. El equipo de Garitano deja el descenso a tres puntos.

Libertad Digital
15/12
0 Puntos
1

Sports Borja Bastón supera su barrera

Borja no se marca cifras y solo piensa en mantener su nivel goleador.“Ya he superado mi marca personal pero lo más importante es que el gol ha servido para dar los tres puntos. El de este domingo no fue el mejor día de Borja Bastón en el Real Zaragoza, pero consiguió ver portería y ese tanto ha supuesto que su actual temporada sea ya la mejor de su carrera en cuanto a número de goles. Perdonó tres claras ocasiones, que luego arregló con el penalti.

El de este domingo no fue el mejor día de Borja Bastón en el Real Zaragoza, pero consiguió ver portería y ese tanto ha supuesto que su actual temporada sea ya la mejor de su carrera en cuanto a número de goles. El madrileño aprovechó un penalti para sumar su undécimo tanto y superar las diez dianas que marcó la pasada campaña en las filas del Deportivo de la Coruña.

Y eso que frente al Girona pudo marcar varios goles, pero estuvo negado en el remate. Perdonó tres claras ocasiones, que luego arregló con el penalti. No se puso nervioso ni le tembló el pulso a la hora de lanzarlo y poner por delante a los suyos. Fue el segundo gol desde los once metros que logra este año. El primero lo marcó en Lugo.

“Los penaltis, aunque parecen muy fáciles, no lo son tanto porque en muchas situaciones si lo fallas quedas muy mal, pero lo importante es que ha entrado y ha servido para ganar el partido”, afirmó.

Con esos 11 tantos, los mismos del Rubén Castro con Las Palmas, el delantero el Zaragoza se encuentra a dos goles del máximo goleador de la División de Plata, Rubén Castro, quien el pasado sábado dio los tres puntos al Betis.

La marca de Ewerthon, difícil de batir

Nadie sabe todavía si el delantero zaragocista conseguirá batir los registros de Ewerthon, autor de 28 goles en el último ascenso, pero va por el buen camino. Borja no se marca cifras y solo piensa en mantener su nivel goleador.

“Ya he superado mi marca personal pero lo más importante es que el gol ha servido para dar los tres puntos. Por suerte queda todavía mucha temporada por delante para aumentar la cifra de goles y esperemos que puedan llegar muchos tantos más para ayudar al Real Zaragoza”.

Con cuatro amarillas, el madrileño ha vuelvo a salvarse de ver la quinta, por lo que ante el Mirandés este sábado buscará su gol número 12, aunque no será nada fácil, puesto que los burgaleses solo han encajado un tanto en los últimos seis encuentros.

Popovic destaca un triunfo que sirve para crecer

Por su parte, el técnico Ranko Popovic valoró positivamente la victoria ante un rival como el Girona. "Ganar así también sirve para crecer, estoy satisfecho con el resultado. Es más, contra once creo que también podíamos haber remontado. Sabe igual esta victoria que la de la Ponferradina".

Además, al ser cuestionado por su forma de dirigir los partidos desde la banda, fue claro y rotundo. "No me siento en el banquillo porque los chicos están en el campo".

¿Algún error en la noticia? Envíanos una corrección

Marca
15/12
0 Puntos
Anuncio
Anuncio
Anuncio