{country_name} ↓ TRANS_MENU
Elije tu ubicación:
Mi portadaMi portadaMi portada

¿Qué está pasando ahora?

Entrar Entrar con Facebook
Usuario o contraseña incorrectos!
1

Sports Dos partidos evidencian los problemas en la defensa

Sólo cuatro equipos de Segunda han recibido más goles que los verdiblancos en las dos primeras jornadas. Precisamente, estos dos últimos equipos han sido los rivales del cuadro verdiblanco en las dos primeras jornadas y han sufrido la capacidad goleadora del mismo. El Betis ha encajado tres goles, mientras que el Alcorcón -octavo clasificado-, Albacete -decimosexto- y Numancia -vigésimo- han recibido uno más, siendo el colista, el Sabadell, quien registra peores números con seis tantos en contra.

Dos partidos han bastado para exhibir las carencias defensivas del equipo verdiblanco, un aspecto que el secretario técnico, Alexis Trujillo, ya dejó claro que era necesario mejorar atendiendo a los números registrados la pasada temporada. El propio Julio Velázquez insistió en ese asunto desde el primer día de trabajo en la pretemporada, pero, hasta el momento, el equipo no ofrece síntomas de solidez.

Sólo cuatro equipos de Segunda han recibido más goles que los verdiblancos en las dos primeras jornadas. La División de Plata siempre se caracteriza por exiguos marcadores, algo que ha sido la norma en este inicio liguero. El Betis ha encajado tres goles, mientras que el Alcorcón -octavo clasificado-, Albacete -decimosexto- y Numancia -vigésimo- han recibido uno más, siendo el colista, el Sabadell, quien registra peores números con seis tantos en contra. Precisamente, estos dos últimos equipos han sido los rivales del cuadro verdiblanco en las dos primeras jornadas y han sufrido la capacidad goleadora del mismo.

Con un Rubén Castro en plena forma y que ha estado presente en los cinco goles anotados por el Betis, la parcela ofensiva sí está respondiendo como se esperaba, a pesar de que incluso ante el Numancia se desaprovecharon numerosas ocasiones de gol. El equipo bético es el máximo realizador de la categoría y sólo el Sporting, con cuatro goles en dos jornadas y segundo clasificado, y el Alcorcón, que también ha logrado cuatro, se le aproximan en las cifras.

Diario de Sevilla
Hoy
15 Puntos
1

Arts Dos partidos evidencian los problemas en la defensa

Sólo cuatro equipos de Segunda han recibido más goles que los verdiblancos en las dos primeras jornadas. Precisamente, estos dos últimos equipos han sido los rivales del cuadro verdiblanco en las dos primeras jornadas y han sufrido la capacidad goleadora del mismo. El Betis ha encajado tres goles, mientras que el Alcorcón -octavo clasificado-, Albacete -decimosexto- y Numancia -vigésimo- han recibido uno más, siendo el colista, el Sabadell, quien registra peores números con seis tantos en contra.

Dos partidos han bastado para exhibir las carencias defensivas del equipo verdiblanco, un aspecto que el secretario técnico, Alexis Trujillo, ya dejó claro que era necesario mejorar atendiendo a los números registrados la pasada temporada. El propio Julio Velázquez insistió en ese asunto desde el primer día de trabajo en la pretemporada, pero, hasta el momento, el equipo no ofrece síntomas de solidez.

Sólo cuatro equipos de Segunda han recibido más goles que los verdiblancos en las dos primeras jornadas. La División de Plata siempre se caracteriza por exiguos marcadores, algo que ha sido la norma en este inicio liguero. El Betis ha encajado tres goles, mientras que el Alcorcón -octavo clasificado-, Albacete -decimosexto- y Numancia -vigésimo- han recibido uno más, siendo el colista, el Sabadell, quien registra peores números con seis tantos en contra. Precisamente, estos dos últimos equipos han sido los rivales del cuadro verdiblanco en las dos primeras jornadas y han sufrido la capacidad goleadora del mismo.

Con un Rubén Castro en plena forma y que ha estado presente en los cinco goles anotados por el Betis, la parcela ofensiva sí está respondiendo como se esperaba, a pesar de que incluso ante el Numancia se desaprovecharon numerosas ocasiones de gol. El equipo bético es el máximo realizador de la categoría y sólo el Sporting, con cuatro goles en dos jornadas y segundo clasificado, y el Alcorcón, que también ha logrado cuatro, se le aproximan en las cifras.

Diario de Sevilla
Hoy
2 Puntos
1

Rubén Castro vale doble (2-1)

Entre Nono y Matilla, que ahora retrasaba su posición para darle salida a la pelota, el Betis sí se convirtió en dueño del partido, aunque sólo Cejudo inquietó a Biel Ribas. Desde la banda izquierda, como al comienzo del encuentro, o más cerca del área, como en el segundo tiempo, el canario es el factor desequilibrante de este Betis y ayer con su doblete se bastó para dejar los tres puntos en el casillero bético. Con Rubén todo es más fácil.

Cuando al final de la pasada temporada desde algunos foros se puso en cuestión la necesaria continuidad de Rubén Castro, los hombres de fútbol del club verdiblanco, comenzando por un recién llegado Alexis Trujillo, atajaron cualquier discusión y colocaron como prioritaria la renovación del canario. En apenas dos encuentros, Rubén ha dejado en buen lugar a los entendidos y su sola presencia ha servido para cambiarle el rumbo a los partidos. Desde la banda izquierda, como al comienzo del encuentro, o más cerca del área, como en el segundo tiempo, el canario es el factor desequilibrante de este Betis y ayer con su doblete se bastó para dejar los tres puntos en el casillero bético. 

Con Rubén todo es más fácil. Eso también lo pensará Julio Velázquez, que respiró aliviado cuando vio al canario estampando su firma en un nuevo contrato. En apenas cinco minutos, el canario había adelantado al Betis en el marcador, al superar con un toque con la zurda la salida de Biel Ribas, tras un magnífico pase por dentro de Cejudo, que rompió las líneas numantinas. No sólo en su faceta goleadora aparece Rubén. Si en Sabadell participó en los tres goles, ayer de nuevo se convirtió en asistente para dejar a Jorge Molina delante de la portería rival, aunque el remate del alcoyano se encontró con un inspirado Biel Ribas, que también desbarató otros dos remates del canario. 

Los chispazos de Rubén sacaban de la apatía al Betis, que sólo generaba fútbol cuando la presión surtía efecto con la recuperación de balón en campo rival. En ataque posicional, a los de Velázquez les costaba desbordar el sistema defensivo colocado por Anquela. El vallisoletano, como a él le gusta denominarse, optó por blindar al equipo con Xavi Torres y Reyes, como realizase ante el Sabadell, y éstos apenas conectaba con Matilla para darle velocidad al juego. 

Con este Betis espeso en su fútbol, pero con ocasiones para abrir más distancia, llegaría el empate. Isidoro, convertido en especialista en saques de banda, metió uno dentro del área y la prolongación de Gerrit dejó la pelota en el corazón del área, donde Palanca fue el más listo para adelantarse a Álex Martínez y superar a Adán en su tardía salida. En el primer acercamiento soriano, los de Anquela devolvían el partido a la igualada inicial, lo que provocó que el cortocircuito del Betis fuera en aumento. 

A ese cúmulo de despropósitos también ayudaron desde el banquillo. Molinero, que había recibido un codazo de Palanca, se salió a la banda para colocarse una tercera camiseta, que no llevaba su nombre y con la que se hizo una chapuza para que el mismo se leyera debajo de otra. Con los árbitros prohibiendo el acceso al campo del lateral, Velázquez decidió dar entrada a Nono, realizando el segundo cambio -Casado entró antes por un lesionado Álex Martínez- justo antes del descanso. 

Con la entrada del canterano, el equipo verdiblanco recuperaría sensaciones tras el descanso. Entre Nono y Matilla, que ahora retrasaba su posición para darle salida a la pelota, el Betis sí se convirtió en dueño del partido, aunque sólo Cejudo inquietó a Biel Ribas. El Numancia ya sí se encerraba descaradamente en su campo, a la espera de hacer suyo un punto, lo que provocó que Velázquez metiera a Rennella en lugar de Jorge Molina, intentando que la capacidad de remate del francés rompiera definitivamente el partido. 

No sería de esa forma, pero la corpulencia de Rennella fue decisiva. Gaffoor se obcecó en la marca sobre el delantero bético y en un centro de Cejudo aparentemente sin peligro lo derribó de manera inocente. Muñoz Mayordomo, quizá influido por el ambiente que se generó en Heliópolis con más de 30.000 personas en la grada, no dudó en señalar penalti, como tampoco lo hizo Rubén Castro, quién si no, en coger la pelota. 

El lanzamiento del canario, con potencia y altura, fue imposible para el meta visitante. El Betis, ahora sí, cogía ventaja para manejar el encuentro. Incluso el marcador pudo ser más amplio si el remate de Nono, a otra asistencia de Rubén, se hubiera dirigido unos centímetros más al lado, pero el portuense se encontró con el poste cuando ya casi celebraba el tanto. Con más tensión por el exiguo resultado que por los méritos numantinos, el Betis acabó sufriendo, pero los tres puntos ya tenían dueño en Heliópolis. 

Velázquez, que se permitió el lujo de no sacar al campo a N'Diaye, que tampoco jugará la próxima semana al marcharse con Senegal, se estrenó con victoria como local, aunque en su libreta quedarán anotaciones suficientes para que el análisis del partido deje también conclusiones negativas. Como el Numancia llegarán casi todos los rivales al Benito Villamarín, donde el Betis debe asumir el protagonismo con el balón, más allá de que no se pretenda descuidar la parcela defensiva. Eso sí, con un Rubén Castro tan enchufado como el que se ha encontrado en este comienzo de campeonato, el técnico lo tendrá mucho más sencillo para encontrar una fórmula que añada fútbol a los necesarios puntos para el ascenso.

Diario de Sevilla
01/09
16 Puntos
1

Arts Rubén Castro vale doble (2-1)

Entre Nono y Matilla, que ahora retrasaba su posición para darle salida a la pelota, el Betis sí se convirtió en dueño del partido, aunque sólo Cejudo inquietó a Biel Ribas. Desde la banda izquierda, como al comienzo del encuentro, o más cerca del área, como en el segundo tiempo, el canario es el factor desequilibrante de este Betis y ayer con su doblete se bastó para dejar los tres puntos en el casillero bético. Con Rubén todo es más fácil.

Cuando al final de la pasada temporada desde algunos foros se puso en cuestión la necesaria continuidad de Rubén Castro, los hombres de fútbol del club verdiblanco, comenzando por un recién llegado Alexis Trujillo, atajaron cualquier discusión y colocaron como prioritaria la renovación del canario. En apenas dos encuentros, Rubén ha dejado en buen lugar a los entendidos y su sola presencia ha servido para cambiarle el rumbo a los partidos. Desde la banda izquierda, como al comienzo del encuentro, o más cerca del área, como en el segundo tiempo, el canario es el factor desequilibrante de este Betis y ayer con su doblete se bastó para dejar los tres puntos en el casillero bético. 

Con Rubén todo es más fácil. Eso también lo pensará Julio Velázquez, que respiró aliviado cuando vio al canario estampando su firma en un nuevo contrato. En apenas cinco minutos, el canario había adelantado al Betis en el marcador, al superar con un toque con la zurda la salida de Biel Ribas, tras un magnífico pase por dentro de Cejudo, que rompió las líneas numantinas. No sólo en su faceta goleadora aparece Rubén. Si en Sabadell participó en los tres goles, ayer de nuevo se convirtió en asistente para dejar a Jorge Molina delante de la portería rival, aunque el remate del alcoyano se encontró con un inspirado Biel Ribas, que también desbarató otros dos remates del canario. 

Los chispazos de Rubén sacaban de la apatía al Betis, que sólo generaba fútbol cuando la presión surtía efecto con la recuperación de balón en campo rival. En ataque posicional, a los de Velázquez les costaba desbordar el sistema defensivo colocado por Anquela. El vallisoletano, como a él le gusta denominarse, optó por blindar al equipo con Xavi Torres y Reyes, como realizase ante el Sabadell, y éstos apenas conectaba con Matilla para darle velocidad al juego. 

Con este Betis espeso en su fútbol, pero con ocasiones para abrir más distancia, llegaría el empate. Isidoro, convertido en especialista en saques de banda, metió uno dentro del área y la prolongación de Gerrit dejó la pelota en el corazón del área, donde Palanca fue el más listo para adelantarse a Álex Martínez y superar a Adán en su tardía salida. En el primer acercamiento soriano, los de Anquela devolvían el partido a la igualada inicial, lo que provocó que el cortocircuito del Betis fuera en aumento. 

A ese cúmulo de despropósitos también ayudaron desde el banquillo. Molinero, que había recibido un codazo de Palanca, se salió a la banda para colocarse una tercera camiseta, que no llevaba su nombre y con la que se hizo una chapuza para que el mismo se leyera debajo de otra. Con los árbitros prohibiendo el acceso al campo del lateral, Velázquez decidió dar entrada a Nono, realizando el segundo cambio -Casado entró antes por un lesionado Álex Martínez- justo antes del descanso. 

Con la entrada del canterano, el equipo verdiblanco recuperaría sensaciones tras el descanso. Entre Nono y Matilla, que ahora retrasaba su posición para darle salida a la pelota, el Betis sí se convirtió en dueño del partido, aunque sólo Cejudo inquietó a Biel Ribas. El Numancia ya sí se encerraba descaradamente en su campo, a la espera de hacer suyo un punto, lo que provocó que Velázquez metiera a Rennella en lugar de Jorge Molina, intentando que la capacidad de remate del francés rompiera definitivamente el partido. 

No sería de esa forma, pero la corpulencia de Rennella fue decisiva. Gaffoor se obcecó en la marca sobre el delantero bético y en un centro de Cejudo aparentemente sin peligro lo derribó de manera inocente. Muñoz Mayordomo, quizá influido por el ambiente que se generó en Heliópolis con más de 30.000 personas en la grada, no dudó en señalar penalti, como tampoco lo hizo Rubén Castro, quién si no, en coger la pelota. 

El lanzamiento del canario, con potencia y altura, fue imposible para el meta visitante. El Betis, ahora sí, cogía ventaja para manejar el encuentro. Incluso el marcador pudo ser más amplio si el remate de Nono, a otra asistencia de Rubén, se hubiera dirigido unos centímetros más al lado, pero el portuense se encontró con el poste cuando ya casi celebraba el tanto. Con más tensión por el exiguo resultado que por los méritos numantinos, el Betis acabó sufriendo, pero los tres puntos ya tenían dueño en Heliópolis. 

Velázquez, que se permitió el lujo de no sacar al campo a N'Diaye, que tampoco jugará la próxima semana al marcharse con Senegal, se estrenó con victoria como local, aunque en su libreta quedarán anotaciones suficientes para que el análisis del partido deje también conclusiones negativas. Como el Numancia llegarán casi todos los rivales al Benito Villamarín, donde el Betis debe asumir el protagonismo con el balón, más allá de que no se pretenda descuidar la parcela defensiva. Eso sí, con un Rubén Castro tan enchufado como el que se ha encontrado en este comienzo de campeonato, el técnico lo tendrá mucho más sencillo para encontrar una fórmula que añada fútbol a los necesarios puntos para el ascenso.

Diario de Sevilla
01/09
2 Puntos
1

Sports Arts El fútbol mejora al Betis

Fue con la salida de Nono, tras la absurda sustitución de Molinero, cuando el Betis comenzó a tener más control del juego. VirtudesEl Betis, si bien no todo lo hizo como era desear, supo entender el tipo de juego que debía realizar.  AtaqueCon Xavi Torres y Lolo Reyes en la sala de máquinas, al Betis le faltó fluidez en la distribución porque Matilla estaba lejos de ese fútbol y porque el Numancia cortabas las líneas de pase con presión en esa zona.

La espectacular afición heliopolitana presenció la primera victoria de su equipo en casa tras un partido en el que se vio un mejor Betis más por los avatares del fútbol que por el planteamiento inicial. Tras una primera parte accidentada (si se puede ilustrar así), en la que Velázquez tuvo que agotar dos cambios, la entrada de Nono en una situación kafkiana con la imposibilidad de que Molinero pudiera seguir jugando mejoró a un equipo sin control del juego hasta entonces ante un rival verdaderamente limitado.

Antes, el déficit de construcción de juego presentado por la pareja de medios centro elegidos por el técnico llevó al Betis a recurrir a la contra como vía para encontrarse más cómodo para generar ocasiones.

Defensa

Diversas circunstancias obligaron a Velázquez a cambiar los laterales antes de agotar los primeros 45 minutos y, aunque ello no condicionó el sistema defensivo, sí pudo ser una merma a la hora de tener una reacción táctica. No obstante, la entidad del rival no daba para que se plantearan suficientes dudas atrás más allá de las jugadas de estrategia, sobre todo potentes saques de banda que crearon mucha confusión en los centrales, y una fase de la primera parte en la que el Betis, tras el gol de Rubén Castro, se hiciera con el control del centro del campo; eso sí, sin mucha profundidad.

 

Ataque

Con Xavi Torres y Lolo Reyes en la sala de máquinas, al Betis le faltó fluidez en la distribución porque Matilla estaba lejos de ese fútbol y porque el Numancia cortabas las líneas de pase con presión en esa zona. Los de Velázquez se veían obligados a recurrir al balón largo y eso es entrar en el fútbol en el que mejor se mueven los equipos con horas de vuelo en la categoría, como el Numancia. Las contras, en las que Rubén Castro se mueve como pez en el agua, eran la mejor vía y así llegó, por ejemplo, ese pase de Cejudo en el 1-0. Desde ese perfil y desde la izquierda, donde partía el delantero canario, hizo daño en la descoordinada defensa soriana, que perdía fácilmente el sitio con las diagonales.

Fue con la salida de Nono, tras la absurda sustitución de Molinero, cuando el Betis comenzó a tener más control del juego. Con el gaditano en el campo, Matilla apareció más y las posesiones se alargaron en el tiempo.

Virtudes

El Betis, si bien no todo lo hizo como era desear, supo entender el tipo de juego que debía realizar. Interpretó bien la contra antes del descanso y durmió el partido cuando hizo el segundo gol de penalti.

Talón de Aquiles

Faltaron varias cosas, aparte del imperdonable error de la camiseta de Molinero, que junto a la lesión de Álex Martínez dejó a Velázquez con un solo cambio para ganar el partido. Faltó fútbol en la primera mitad, faltó profundidad y sobró algún trompazo de Perquis que pudo dejar al equipo con diez.

Uno por uno

Adán Aunque no se le puede culpar del todo, en el gol visitante dudó algo en su salida.

 Molinero Protagonizó la triste anécdota al tener que ser sustituido por no tener camiseta.

 Perquis Le sobró saltar con los codos ya con amarilla. Pudo dejar a su equipo con diez.

 Jordi Figueras Dudó en esos saques de banda larguísimos del Numancia, como el del gol.

 Álex Martínez Se arrugó en la jugada del gol de Palanca, en la que llegó tarde y se lesionó. 

 Xavi Torres Mejoró con Nono.

 Lolo Reyes Fue lateral de urgencia tras lo de Molinero. Antes, poca visión en el centro.

 Cejudo Excelente servicio a Rubén en el 1-0 y buenos movimientos, pero inconstante.

 Matilla Empezó muy avanzado y agradece recibir más atrás.

 Rubén Castro El hombre que decide. Desde la banda o desde donde sea.

 Jorge Molina Falló una y fue víctima de la falta de fútbol.

 Casado No subió y se dejó ir en un duelo con el extremo.

 Nono Puso la pausa, el control.

 Rennella Estiró al equipo.

1 comentario 1 voto

Diario de Sevilla
01/09
6 Puntos
1

El Betis se pone líder de Segunda gracias a Rubén Castro y poco más

72).CD NUMANCIA: Biel Ribas; Isidoro, Gaffoor, Regalón, Ripa; Kader (Álex Arias, m. 26); Lolo Reyes, Xavi Torres; Cejudo, Matilla, Rubén Castro; y Jorge Molina (Rennella, m. 40).El Betis se marchó al descanso con muchas dudas y otro jugador menos, Molinero. El Betis perdió en esa jugada su ventaja y a un jugador, ya que el guardameta, además de estar poco atinado, se llevó por delante a Álex Martínez y lo lesionó.De ahí al final del primer tiempo, el Betis no fue un equipo de fútbol.

El Betis ha vencido al Numancia (2-1) y por tanto ha conseguido el pleno de puntos en las dos primeras jornadas de la temporada en Segunda, así que se asienta en los puestos que le corresponden por potencial, pero el conjunto de Julio Velázquez sigue generando muchas dudas. Si ha ganado a su segundo oponente ha sido, cómo no, por Rubén Castro, como ocurrió antes otras muchas veces. La puntería del canario, el mejor con diferencia de los suyos, ha decidido un choque en el que su equipo hizo una muy pobre puesta de largo ante su afición.

La primera parte empezó con apariencia de fiesta y terminó con un nivel de ridículo muy similar o incluso peor que el de muchas jornadas del patético descenso de la pasada temporada. Rubén Castro marcó casi en el primer balón que tocó (m. 5) y el duelo comenzó a tomar el rumbo que deseaban todos los béticos, pero a partir de ahí, sin explicación razonable que se tercie, el Numancia se adueñó por completo del encuentro. Aun así, el conjunto verdiblanco dispuso de hasta dos ocasiones muy, muy claras para agrandar su ventaja y, quién sabe, finiquitar la resistencia de su oponente, pero en todas se estrelló con Biel Ribas. Primero fue Jorge Molina (m. 6) y luego, de nuevo, Rubén Castro (m. 20).

Esa última oportunidad del canario fue el preludio de lo que nadie imaginaba. En un saque de banda, un balón prolongado hacia atrás dejó en el habitual mal lugar a Perquis, que no defendía a nadie, y Jordi. Adán tampoco anduvo fino y Palanca, como Pedro por su casa, metió la punta de la bota para establecer el empate. El Betis perdió en esa jugada su ventaja y a un jugador, ya que el guardameta, además de estar poco atinado, se llevó por delante a Álex Martínez y lo lesionó.

De ahí al final del primer tiempo, el Betis no fue un equipo de fútbol. Se limitó a pegar balonazos mientras el Numancia tocaba el esférico con mucho más sentido y rezó para que Rubén o Molina entrasen alguna vez en contacto con la pelota. El canario lo hizo ya en el descuento, pero de nuevo se topó con el inefable Biel Ribas, que antes también había evitado otro tanto de Lolo Reyes (m. 39) y acto seguido había visto que la suerte, en forma de larguero, lo acompañaba en un remate de Xavi Torres a bocajarro (m. 40).

El Betis se marchó al descanso con muchas dudas y otro jugador menos, Molinero. El lateral, en el colmo del ridículo, no dejó el partido por lesión ni expulsión ni decisión técnica. Se fue porque en todo el estadio no fueron capaces de encontrarle una segunda camiseta de recambio. Al principio del partido sufrió un encontronazo y acabó con una brecha y sangre por todo el rostro. Se cambió la zamarra, pero siguió fluyendo la sangre a pesar del vendaje y el árbitro lo conminó a cambiarse de nuevo. Los empleados hicieron un arreglo indigno de un club como el Betis y le pusieron sobre la camiseta sangrada una de otro compañero recortando el núcleo central, donde aparecen el número y el nombre, para que se viese su propio nombre. Y claro, la solución no fue aceptada y el futbolista, muy enfadado, fue sustituido por Nono. Esa es otra: sólo faltaban dos minutos para el descanso. Lolo Reyes pasó a ser el lateral derecho de ahí al final del encuentro.

El regreso de los equipos tras el intermedio dejó un Numancia menos valiente que en el tramo final de la primera parte, pero Biel Ribas no cambió. En el 54? impidió que Cejudo materializase el 2-1. Fue la única ocasión en muchísimos minutos. El Betis, lento, exasperante, horizontal hasta el aburrimiento y con muy pocas variables tácticas para modificar el sino de la batalla, no se acercó ya más al meta rival hasta que Rennella, recién entrado en sustitución de Jorge Molina, ganó la posición a Gaffoor en un centro lateral de Cejudo y fue agarrado por el central. Absurda falta, ya que el balón iba directo a las manos de Biel. El árbitro vio la infracción y Rubén, para variar, mandó el penalti lejos del alcance del meta numantino.

De ahí al final, Nono debió sentenciar el choque en una maravillosa asistencia de Rubén, pero mandó su remate al poste, y el Betis sufrió, porque eso parece inevitable en el noventa y tantos por ciento de sus victorias. Cosa lógica si la defensa es un flan cada dos por tres y es incapaz de defender con solidez un saque de banda potente. El último de Isidoro, en el 83?, casi hace zozobrar al Villamarín. No llegó Vicente y el favorito número uno para el ascenso, a pesar de los pesares, ya lleva seis de seis y se coloca líder.

REAL BETIS: Adán; Molinero (Nono, m. 43), Perquis, Jordi, Álex Martínez (Casado, m. 26); Lolo Reyes, Xavi Torres; Cejudo, Matilla, Rubén Castro; y Jorge Molina (Rennella, m. 72).

CD NUMANCIA: Biel Ribas; Isidoro, Gaffoor, Regalón, Ripa; Kader (Álex Arias, m. 81), Antonio Tomás, Pedraza, Palanca (Vicente, m. 68); Gerrit (Natalio, m. 58) y Sergi Enrich.

Goles: 1-0, m. 5: Rubén Castro. 1-1, m. 21: Palanca. 2-1, m. 76: Rubén Castro, de penalti.

Árbitro: Muñoz Mayordomo (castellano-manchego). Amonestó a los béticos Xavi Torres, Perquis, Adán y Cejudo, así como a los visitantes Pedraza, Ripa, Regalón, Natalio y Gaffoor.

Incidencias: partido disputado en el estadio Benito Villamarín. 31.420 espectadores.

El Correo de Andalucía
31/08
18 Puntos
1

Doblete de Rubén Castro para ganar al Numancia (2-1)

Dos minutos después fue el otro delantero bético, Jorge Molina, el que recibió un pase de Rubén Castro, pero ahora el meta del Numancia respondió bien para evitar el 2-0. El empate sentó mal al Betis, que se llevó muchos minutos imprecisos a la vez que el Numancia empezó a estar más fluido con el balón en los pies.

El Real Betis tuvo que multiplicarse en sus esfuerzos para ganar por 2-1 y sumar un pleno de triunfos en el comienzo de la competición, lo que además supone que el Numancia, que saboreó durante muchos minutos el empate, aún tenga su casillero de puntos a cero. Pareció que los locales iban a tener una plácida tarde en lo deportivo, que no en lo meteorológico por el fuerte calor, pero el empate del Numancia a uno a los 21 minutos les desorientó mucho y sufrieron hasta que en la fase final del choque Rubén Castro, autor de los dos tantos, metió el segundo de penalti y cerró el encuentro. Repitió Julio Velázquez el mismo equipo titular del pasado domingo en Sabadell, donde los verdiblancos se impusieron por 2-3 e iniciaron con buen pie el camino del regreso a la Liga BBVA.

Los béticos salieron en tromba en su debut como locales y ante una grada que animó mucho, no en vano esta campaña el club ha expedido 35.000 abonos de temporada pese al descenso del equipo. A los cinco minutos, Cejudo se aprovechó de la adelantada defensa soriana para meterle un buen pase en profundidad a Rubén Castro que dejó solo al canario ante el meta Biel Ribas y lo batió con habilidad en su salida. Dos minutos después fue el otro delantero bético, Jorge Molina, el que recibió un pase de Rubén Castro, pero ahora el meta del Numancia respondió bien para evitar el 2-0.

El conjunto sevillano era el único que se veía por el terreno ya que los de Juan Antonio Anquela perdían pronto el balón y dejaban que el rival se fuera con ganas hacía la portería visitante. A los veinte minutos Rubén Castro tuvo otra ocasión buena para batir la meta soriana, pero otra vez respondió bien el meta del Numancia, pero, por contra, el conjunto de Anquela sacó gran provecho de su escaso poder ofensivo y fue un minuto después de que el Betis pudiera poner el 2-0.

Precisamente un ex bético, el lateral derecho Isidoro, fue el que inició la jugada al sacar muy profundo un saque de banda y éste acabar con remate complicado de Miguel Palanca dentro del área chica ante el desajuste de la defensa local. El empate sentó mal al Betis, que se llevó muchos minutos imprecisos a la vez que el Numancia empezó a estar más fluido con el balón en los pies. Además, el técnico de los locales, antes de que acabara la primera parte, tuvo que hacer dos cambios obligados, el primero del lesionado Alex Martínez y el segundo de Molinero, que sufrió una herida por un golpe y se tuvo que ir a la caseta ya que el árbitro no le dejó jugar con la camiseta manchada de sangre y, después de cambiarse una, ya no había más de reserva.

El Betis, que en los últimos minutos de la primera parte se rehizo y tuvo oportunidades de ponerse otra vez por delante, en la segunda volvió a llevar la iniciativa, pero el desgaste físico, en el que influyó mucho el sofocante calor sobre la hierba del Villamarín, contribuyó a que su juego fuera deslavazado. No obstante, el partido se le puso otra vez de cara cuando Kader, un joven futbolista cedido por el Atlético de Madrid, empujó en el área al delantero franco-italiano Vincenzo Rennella, que había salido poco antes por Jorge Molina, y el árbitro señaló un penalti que transformó Rubén Castro. De ahí hasta el final el partido ya careció de un patrón definido pues el Numancia salió a la desesperada a por otro empate y el Betis pudo sentenciar con el tercero, aunque el 2-1 ya no se movió.

Diario de Sevilla
01/09
16 Puntos

Sports Los 'clásicos' recuperan el poder

Una tabla en la que estrenó su casillero de puntos un recién llegado como el Llagostera, que sumó este domingo su primera victoria en la Liga Adelante al imponerse este domingo por 2-0 al Leganés, en un duelo que se jugó a puerta cerrada.

Ambiente totalmente distinto al que se vivió en el estadio Benito Villamarín de Sevilla, donde 31.000 espectadores asistieron al segundo triunfo consecutivo del Betis en el campeonato, tras imponerse por 2-1 al Numancia.

Un triunfo en el que volvió a jugar un papel determinante el delantero Rubén Castro, autor de los dos goles del conjunto andaluz, que además de otorgar el liderato al Betis sirvieron para situar al canario al frente de la clasificación de máximos realizadores con tres tantos.

Y es que Rubén Castro, como dejó claro con la camiseta con el lema "volveremos" que exhibió tras anotar su primer gol, tiene claro que sus tantos deben ser vitales para lograr el único objetivo posible este curso para el Betis, el retorno a la Liga BBVA un año después de su descenso de la máxima categoría del fútbol español.

Un objetivo que comparte con otro histórico, el Sporting de Gijón, que se aupó a la segunda plaza de la clasificación, tras derrotar hoy por 2-1 al Ponferradina con un equipo plagado de canteranos.

Hasta ocho jugadores formados en Mareo alineó el técnico Abelardo Fernández para doblegar a una Ponferradina que sucumbió al buen arranque de segunda parte de los locales, que en dos minutos, los que van del 60 al 62 encarrilaron su triunfo con dos tantos de Sergio Álvarez y Carlos Carmona.

Sólo el gol en propia meta (2-1) de Álex Menéndez a dieciocho minutos para la conclusión puso en duda el triunfo de un Sporting, que finalmente, con más corazón que juego, sumó su segundo triunfo consecutivo del curso.

Pleno de victorias que no pudo alcanzar el Las Palmas, que pese adelantarse en el marcador a los 12 minutos de juego con un gol del delantero argentino Sergio Araujo, que ya suma dos en el torneo, acabó empatando (1-1) en su visita al campo del Mallorca.

Un espectacular tanto desde fuera del área en el último minuto de la primera parte del veteranísimo Pep Martí, que el pasado mes de abril cumplió 39 años, permitió a los baleares lograr su primer punto en la competición.

Dos menos de los que suma ya el Llagostera, que firmó su primer triunfo en la categoría al imponerse hoy por 2-0 al Leganés con goles de Sergio León en la prolongación del primer tiempo y Jordi López, a veintiún minutos para la finalización.

Un triunfo histórico, el primero de los gerundenses en su estreno en la Liga Adelante, que los de Santi Castillejo no pudieron celebrar con su afición a causa de la sanción que pesa sobre el Llagostera por actos racistas de su afición, y que obligó a jugar el choque a puerta cerrada.

Por su parte, el Alavés y el Recreativo de Huelva firmaron en Mendizorroza el único empate sin goles de la jornada, que permite seguir sumando puntos a ambos conjuntos, que ya firmaron tablas en su estreno en el campeonato.

La Gaceta
01/09
0 Puntos
1

Sports Doblete de Rubén Castro para ganar al Numancia (2-1)

Dos minutos después fue el otro delantero bético, Jorge Molina, el que recibió un pase de Rubén Castro, pero ahora el meta del Numancia respondió bien para evitar el 2-0. El empate sentó mal al Betis, que se llevó muchos minutos imprecisos a la vez que el Numancia empezó a estar más fluido con el balón en los pies.

El Real Betis tuvo que multiplicarse en sus esfuerzos para ganar por 2-1 y sumar un pleno de triunfos en el comienzo de la competición, lo que además supone que el Numancia, que saboreó durante muchos minutos el empate, aún tenga su casillero de puntos a cero. Pareció que los locales iban a tener una plácida tarde en lo deportivo, que no en lo meteorológico por el fuerte calor, pero el empate del Numancia a uno a los 21 minutos les desorientó mucho y sufrieron hasta que en la fase final del choque Rubén Castro, autor de los dos tantos, metió el segundo de penalti y cerró el encuentro. Repitió Julio Velázquez el mismo equipo titular del pasado domingo en Sabadell, donde los verdiblancos se impusieron por 2-3 e iniciaron con buen pie el camino del regreso a la Liga BBVA.

Los béticos salieron en tromba en su debut como locales y ante una grada que animó mucho, no en vano esta campaña el club ha expedido 35.000 abonos de temporada pese al descenso del equipo. A los cinco minutos, Cejudo se aprovechó de la adelantada defensa soriana para meterle un buen pase en profundidad a Rubén Castro que dejó solo al canario ante el meta Biel Ribas y lo batió con habilidad en su salida. Dos minutos después fue el otro delantero bético, Jorge Molina, el que recibió un pase de Rubén Castro, pero ahora el meta del Numancia respondió bien para evitar el 2-0.

El conjunto sevillano era el único que se veía por el terreno ya que los de Juan Antonio Anquela perdían pronto el balón y dejaban que el rival se fuera con ganas hacía la portería visitante. A los veinte minutos Rubén Castro tuvo otra ocasión buena para batir la meta soriana, pero otra vez respondió bien el meta del Numancia, pero, por contra, el conjunto de Anquela sacó gran provecho de su escaso poder ofensivo y fue un minuto después de que el Betis pudiera poner el 2-0.

Precisamente un ex bético, el lateral derecho Isidoro, fue el que inició la jugada al sacar muy profundo un saque de banda y éste acabar con remate complicado de Miguel Palanca dentro del área chica ante el desajuste de la defensa local. El empate sentó mal al Betis, que se llevó muchos minutos imprecisos a la vez que el Numancia empezó a estar más fluido con el balón en los pies. Además, el técnico de los locales, antes de que acabara la primera parte, tuvo que hacer dos cambios obligados, el primero del lesionado Alex Martínez y el segundo de Molinero, que sufrió una herida por un golpe y se tuvo que ir a la caseta ya que el árbitro no le dejó jugar con la camiseta manchada de sangre y, después de cambiarse una, ya no había más de reserva.

El Betis, que en los últimos minutos de la primera parte se rehizo y tuvo oportunidades de ponerse otra vez por delante, en la segunda volvió a llevar la iniciativa, pero el desgaste físico, en el que influyó mucho el sofocante calor sobre la hierba del Villamarín, contribuyó a que su juego fuera deslavazado. No obstante, el partido se le puso otra vez de cara cuando Kader, un joven futbolista cedido por el Atlético de Madrid, empujó en el área al delantero franco-italiano Vincenzo Rennella, que había salido poco antes por Jorge Molina, y el árbitro señaló un penalti que transformó Rubén Castro. De ahí hasta el final el partido ya careció de un patrón definido pues el Numancia salió a la desesperada a por otro empate y el Betis pudo sentenciar con el tercero, aunque el 2-1 ya no se movió.

Diario de Sevilla
01/09
8 Puntos
1

Sports Uno mismo, el peor rival

Sea como sea, a buen seguro que en su memoria queda aquel partido de 2011 ante los castellanoleoneses en el que Rubén Castro anotó, hasta el momento, su único hat trick con la elástica verdiblanca. La parte atacante verdiblanca, vista la pólvora mostrada el pasado domingo, apunta a que no sufrirá demasiados cambios. En el caso del central, los fallos del eje de la zaga ante el Sabadell que costaron los goles, pueden sacrificar a Jordi Figueras.

A Heliópolis regresa el sentimiento futbolístico. Más de 35.000 personas poblarán las gradas en el estreno liguero del Betis en el Villamarín ante el Numancia, con doble tarea para los futbolistas que salten al césped del coliseo verdiblanco. Por un lado, estar a la altura de una afición que ha demostrado ser de Primera -aumentar abonados en un año de descenso no está al alcance de todas las entidades-, y por otro, acabar con las dudas que sembraron con esos nefastos últimos cinco minutos de la semana pasada.

Porque que el Betis es capaz de lo mejor y de lo peor es algo asumido por la parroquia verdiblanca, cosas del mítico Currobetis ha acompañado a la entidad a lo largo de sus más de 100 años de historia. Incluso estos dos extremos, tan lejanos aparentemente, pueden cobrar protagonismo en un mismo partido que apenas dura 90 minutos.

Quizás este tópico, que roza a veces el cansancio, quedaría un tanto olvidado si en el primer envite los de Julio Velazquez no hubieran mostrado esa característica bipolaridad en la Nova Creu Alta, en la que pasó de ir ganando 0-3, con el partido bajo control durante prácticamente 85 minutos, a terminar pidiendo la hora para que los tres puntos que volaron de Sabadell a Sevilla no se quedaran en tan sólo uno. El conjunto catalán, en apenas 300 segundos, dejó en evidencia a un Betis que volvió a dejar al desnudo sus defectos, esos que costaron el descenso a Segunda División el pasado curso. Aunque con una tremenda efectividad arriba.

Así, y mientras llegan los ansiados refuerzos demandados por el técnico vallisoletano, el once que dispondrá sobre el césped del Benito Villamarín puede sufrir ligeras modificaciones respecto al que comenzó la temporada. Piccini, Bruno y N'Diaye apuntan como novedades.

El lateral italiano aterrizó a principios de semana procedente de la Fiorentina y ha sido incluido en la convocatoria. En el caso del central, los fallos del eje de la zaga ante el Sabadell que costaron los goles, pueden sacrificar a Jordi Figueras. El catalán es uno de los señalados por la afición por el descenso del equipo la pasada campaña y otro fallo, además en casa, podría caldear de forma importante el ambiente. Por su parte, N'Diaye, que disputó unos minutos el pasado fin de semana, ha trabajado esta semana a buen ritmo con sus compañeros y asegura estar en perfecto estado para competir hoy.

La parte atacante verdiblanca, vista la pólvora mostrada el pasado domingo, apunta a que no sufrirá demasiados cambios. Cejudo, Jorge Molina y Rubén Castro apuntan de nuevo a la titularidad. Quizás, lo más interesante, sea ver la posición que ocupa el canario en el esquema de Velázquez, y comprobar si, tal y como ocurrió ante el Sabadell, el máximo goleador de la pretemporada verdiblanca juega pegado a la banda, un experimento que acabó con buen resultado.

Sea como sea, a buen seguro que en su memoria queda aquel partido de 2011 ante los castellanoleoneses en el que Rubén Castro anotó, hasta el momento, su único hat trick con la elástica verdiblanca. Los béticos, de la mano de Pepe Mel, concretaban el ascenso apenas unas jornadas del final de campaña después de endosar un contundente 4-1 al Numancia.

Con ese último partido que enfrentó a heliopolitanos y numantinos en la memoria, sólo queda esperar saber qué Betis verán los aficionados que acudan al Benito Villamarín; si el que resuelve y domina durante 85 minutos o el que acaba pidiendo la hora. La respuesta, a las siete de la tarde.

Diario de Sevilla
31/08
0 Puntos
1

Arts Las estadísticas se tiñen de verdiblanco ante los rojillos

Así las cosas, las estadísticas están del lado del Betis ante el Numancia, por lo que los pupilos de Julio Velázquez deberán trabajar hoy para seguir ampliándolas y rebatir uno de los grandes tópicos del fútbol, ése que dice que las estadísticas están para romperlas. Las estadísticas también afirman que tan sólo una de las cinco ocasiones que los numantinos han visitado el Benito Villamarín han sido capaces de llevarse los tres puntos.

Los verdiblancos tienen un motivo más para creer en la victoria hoy ante el Numancia, porque los castellanoleoneses nunca han vencido a los hispalenses cuando ambos conjuntos se han enfrentado en Segunda División en Heliópolis.

Así, en la campaña 09-10, los verdiblancos vencieron a los rojillos por 2-0, mientras que en la siguiente, en la 10-11, lo harían por un contundente 4-1 con tres goles de Rubén Castro.

Aparte de estos dos encuentros disputados en Heliópolis, el botín de los béticos en Segunda División frente a los numantinos es mayor, puesto que en Los Pajaritos fueron capaces de vencer en una de las dos ocasiones en las que se han enfrentado, mientras que en la otra cayeron.

Las estadísticas también afirman que tan sólo una de las cinco ocasiones que los numantinos han visitado el Benito Villamarín han sido capaces de llevarse los tres puntos. En los cuatro envites restantes, los béticos acumulan tres victorias y un empate.

Los enfrentamientos entre Betis y Numancia, además, suelen ser partidos en los que se celebran bastantes goles. Hasta el momento, y en los 10 partidos entre ambos equipos disputados, se han marcado más de 3 goles de media por cada uno de ellos, una cifra que promete espectáculo.

Así las cosas, las estadísticas están del lado del Betis ante el Numancia, por lo que los pupilos de Julio Velázquez deberán trabajar hoy para seguir ampliándolas y rebatir uno de los grandes tópicos del fútbol, ése que dice que las estadísticas están para romperlas.

Diario de Sevilla
31/08
4 Puntos
1

Arts Uno mismo, el peor rival

Sea como sea, a buen seguro que en su memoria queda aquel partido de 2011 ante los castellanoleoneses en el que Rubén Castro anotó, hasta el momento, su único hat trick con la elástica verdiblanca. La parte atacante verdiblanca, vista la pólvora mostrada el pasado domingo, apunta a que no sufrirá demasiados cambios. En el caso del central, los fallos del eje de la zaga ante el Sabadell que costaron los goles, pueden sacrificar a Jordi Figueras.

A Heliópolis regresa el sentimiento futbolístico. Más de 35.000 personas poblarán las gradas en el estreno liguero del Betis en el Villamarín ante el Numancia, con doble tarea para los futbolistas que salten al césped del coliseo verdiblanco. Por un lado, estar a la altura de una afición que ha demostrado ser de Primera -aumentar abonados en un año de descenso no está al alcance de todas las entidades-, y por otro, acabar con las dudas que sembraron con esos nefastos últimos cinco minutos de la semana pasada.

Porque que el Betis es capaz de lo mejor y de lo peor es algo asumido por la parroquia verdiblanca, cosas del mítico Currobetis ha acompañado a la entidad a lo largo de sus más de 100 años de historia. Incluso estos dos extremos, tan lejanos aparentemente, pueden cobrar protagonismo en un mismo partido que apenas dura 90 minutos.

Quizás este tópico, que roza a veces el cansancio, quedaría un tanto olvidado si en el primer envite los de Julio Velazquez no hubieran mostrado esa característica bipolaridad en la Nova Creu Alta, en la que pasó de ir ganando 0-3, con el partido bajo control durante prácticamente 85 minutos, a terminar pidiendo la hora para que los tres puntos que volaron de Sabadell a Sevilla no se quedaran en tan sólo uno. El conjunto catalán, en apenas 300 segundos, dejó en evidencia a un Betis que volvió a dejar al desnudo sus defectos, esos que costaron el descenso a Segunda División el pasado curso. Aunque con una tremenda efectividad arriba.

Así, y mientras llegan los ansiados refuerzos demandados por el técnico vallisoletano, el once que dispondrá sobre el césped del Benito Villamarín puede sufrir ligeras modificaciones respecto al que comenzó la temporada. Piccini, Bruno y N'Diaye apuntan como novedades.

El lateral italiano aterrizó a principios de semana procedente de la Fiorentina y ha sido incluido en la convocatoria. En el caso del central, los fallos del eje de la zaga ante el Sabadell que costaron los goles, pueden sacrificar a Jordi Figueras. El catalán es uno de los señalados por la afición por el descenso del equipo la pasada campaña y otro fallo, además en casa, podría caldear de forma importante el ambiente. Por su parte, N'Diaye, que disputó unos minutos el pasado fin de semana, ha trabajado esta semana a buen ritmo con sus compañeros y asegura estar en perfecto estado para competir hoy.

La parte atacante verdiblanca, vista la pólvora mostrada el pasado domingo, apunta a que no sufrirá demasiados cambios. Cejudo, Jorge Molina y Rubén Castro apuntan de nuevo a la titularidad. Quizás, lo más interesante, sea ver la posición que ocupa el canario en el esquema de Velázquez, y comprobar si, tal y como ocurrió ante el Sabadell, el máximo goleador de la pretemporada verdiblanca juega pegado a la banda, un experimento que acabó con buen resultado.

Sea como sea, a buen seguro que en su memoria queda aquel partido de 2011 ante los castellanoleoneses en el que Rubén Castro anotó, hasta el momento, su único hat trick con la elástica verdiblanca. Los béticos, de la mano de Pepe Mel, concretaban el ascenso apenas unas jornadas del final de campaña después de endosar un contundente 4-1 al Numancia.

Con ese último partido que enfrentó a heliopolitanos y numantinos en la memoria, sólo queda esperar saber qué Betis verán los aficionados que acudan al Benito Villamarín; si el que resuelve y domina durante 85 minutos o el que acaba pidiendo la hora. La respuesta, a las siete de la tarde.

Diario de Sevilla
31/08
4 Puntos
1

Velázquez convoca a Chuli y Piccini y sólo deja fuera a Juanfran

Destaca, además, la presencia de Chuli, que también está en la lista de salidas del Betis.La convocatoria es la siguiente: Adán, Dani Giménez; Molinero, Piccini, Perquis, Jordi, Bruno, Casado, Álex Martínez, Xavi Torres, Nono, Lolo Reyes, N’Diaye, Chuli, Rennella, Dani Pacheco, Rubén Castro, Jorge Molina, Sergio Rodríguez, Cejudo y Matilla.

El entrenador del Betis, Julio Velázquez, ha dado en la mañana de este sábado la lista de convocados para el partido ante el Numancia, correspondiente a la segunda jornada de Liga.

El técnico verdiblanco ha convocado a todos los jugadores salvo Juanfran, quien sigue negociando su salida del club, por lo que mañana tendrá que realizar descartes para conformar la lista definitiva. Destaca, además, la presencia de Chuli, que también está en la lista de salidas del Betis.

La convocatoria es la siguiente: Adán, Dani Giménez; Molinero, Piccini, Perquis, Jordi, Bruno, Casado, Álex Martínez, Xavi Torres, Nono, Lolo Reyes, N’Diaye, Chuli, Rennella, Dani Pacheco, Rubén Castro, Jorge Molina, Sergio Rodríguez, Cejudo y Matilla.

El Correo de Andalucía
30/08
10 Puntos

Sports Arts "Conseguiremos el objetivo"

"Estamos interactuando todos y estudiando las posibilidades. Puede que haya alguna salida y alguna llegada; lo que queremos es que la plantilla esté lo más armónicamente repartida tanto en número como en posiciones", dijo el preparador.De llegadas a salidas, porque Velázquez también tuvo palabras para Juanfran, cuya partida se está convirtiendo, día a día, en el culebrón del verano. El jugador ha dejado claro que quiere irse y el club, si no está comprometido con la causa, tampoco lo quiere.

Julio Velázquez lo tiene claro, el Betis conseguirá sí o sí el ascenso a la Primera División esta campaña recién iniciada: "Estoy segurísimo que el objetivo se conseguirá en junio, porque la temporada es muy larga".

Y en este contexto, los verdiblancos reciben mañana al Numancia en el Benito Villamarín con la duda de saber qué Betis se verá, si el seguro y serio que se apreció durante los primeros 85 minutos en Sabadell y que colocó a los verdiblancos con 0-3 en el marcador o el temeroso y fallón que recibió dos goles en apenas cinco minutos. "Tenemos buenas sensaciones y una mentalidad totalmente positiva. Debemos utilizar esos cinco últimos minutos para aprender y mejorar desde una reflexión constructiva", aseguró el salmantino, que no dudó en asegurar que el planteamiento distará poco del ofertado por los hispalenses en la Nova Creu Alta: "Son circunstancias diferentes. Jugamos en casa, ante nuestra gente, frente a otro rival... Pero sería de necios obviar todo lo bueno que hizo el equipo. La idea es darle continuidad a todo lo positivo que los jugadores hicieron el pasado fin de semana ante el Sabadell".

En este sentido, el técnico, poco dado a mostrar sus sentimientos en público, se mostró halagado ante la posibilidad de que reciban a los numantinos con más de 35.000 personas en el campo, "algo que denota la importancia del Real Betis", más después de lo vivido el pasado fin de semana en Sabadell, donde una marea bética arropó al equipo desde su salida en el hotel. "Sientes que es un orgullo, un privilegio e incluso, más responsabilidad si cabe. Denota que lo de esta afición es maravilloso y fuera de lo normal. Cuando uno desciende y ve que los abonados aumentan, eso sólo puede suceder en un club como el Real Betis. Pero eso nos obliga a todos a estar a la altura de la afición, porque es algo fuera de lo normal. Se me acaban los adjetivos para ellos. Y eso es muy bonito. La gente cada día es más consciente de dónde estamos, y su apoyo nos hace felices", aseguró Velázquez.

El propio técnico confesó no ser muy amigo de ofrecer nada de alineaciones ni planteamientos ante los medios "para no ayudar al rival", pero aseguró que Rubén Castro, al que se vio pegado a la banda en la jornada inaugural, sería bueno "hasta de portero": "La mayoría de decisiones que tomemos serán en función de nuestra propuesta. Estoy contentísimo con él en todos los sentidos y con su implicación. Adaptaremos nuestra idea en función del rendimiento del grupo, aunque la idea básica es que, por su peligro, viva cerca del área".

Sea como sea, el técnico está contento con lo que ve en sus pupilos, aunque recordó que "el equipo tiene todavía margen de mejora porque el mercado está abierto". "Estamos interactuando todos y estudiando las posibilidades. Puede que haya alguna salida y alguna llegada; lo que queremos es que la plantilla esté lo más armónicamente repartida tanto en número como en posiciones", dijo el preparador.

De llegadas a salidas, porque Velázquez también tuvo palabras para Juanfran, cuya partida se está convirtiendo, día a día, en el culebrón del verano. El jugador ha dejado claro que quiere irse y el club, si no está comprometido con la causa, tampoco lo quiere. "Su situación no depende de mí. Hay dos posibles escenarios, que salga o que se quede. Pero hasta que no haya una solución definitiva no sé qué puede ocurrir. Si se va, sólo desearle toda la suerte del mundo, si se queda, mi labor será intentar que dé lo mejor de sí mismo", dijo al respecto del lateral el salmantino.

Diario de Sevilla
30/08
2 Puntos
Anuncio
Anuncio
Anuncio